Health Library Home>Centros de la salud>Envejecimiento y salud>Article

Lidiando Con la Pérdida Auditiva

Senior hearing loss image

La mayoría de las causas de pérdida auditiva en gente mayor se pueden clasificar en dos grupos principales:

La pérdida auditiva conductiva involucra anormalidades del oído externo o medio tales como cerilla, infección del oído, un tímpano roto, fluido en el oído medio o tumor. Otra posibilidad es la esclerosis auditiva. Aquí, los depósitos óseos anormales se producen en los huesos del oído medio (el estribo). Esto usualmente ocurre en mujeres blancas de edad mediana con historial familiar del trastorno. Puede ser ocasionado por el embarazo. El tratamiento para la sordera conductiva puede frecuentemente beneficiarse de un procedimiento médico o cirugía.

La sordera neurosensorial involucra anormalidades del oído interno o de las vías nerviosas en el cerebro. Más del 90% de la pérdida auditiva es causada por una afección en esta categoría. La pérdida auditiva relacionada con la edad, llamada deficiencia del oído por la vejez, es la causa más común de pérdida auditiva en los Estados Unidos. Se caracteriza por la pérdida auditiva de alta frecuencia (problemas para escuchar sonidos agudos) que se desarrollan gradualmente en ambos oídos. Otras causas incluyen exposición a ruidos altos, efectos colaterales de drogas, trastornos autoinmunes, apoplejías, tumores cerebrales y un trauma accidental.

El tratamiento de la pérdida auditiva neurosensorial a menudo consiste en usar algún tipo de dispositivo (un auxiliar auditivo) para amplificar el sonido, pero es raro que los procedimientos quirúrgicos o tratamientos médicos sean utilizados para mejorar la audición asociada con la pérdida neurosensorial. Una excepción es el aumento del uso de implantes cocleares para restaurar un poco la audición en los adultos con pérdida auditiva profunda. Si la pérdida auditiva es severa (usual pero no exclusivamente por causas neurosensoriales) un implante coclear debe ser una opción sin importar la edad de la persona. Si la pérdida auditiva neurosensorial se debe a un tumor (neuroma acústico) que está comprimiendo al nervio, la extirpación quirúrgica del tumor puede a veces mejorar la audición.

Dispositivos para Mejorar la Audición

Un número de dispositivos médicos y tratamientos están disponibles para ayudar a mejorar la audición. Estos incluyen:

Los auxiliares auditivos son pequeños dispositivos electrónicos que se usan dentro o detrás de su oreja. Amplifican el sonido a medida que entra a sus orejas. Hay dos tipos principales:

Los dispositivos auditivos auxiliares consisten en una variedad de dispositivos que se pueden usar como alternativas o complementos para los auxiliares auditivos. Una opción nada costosa es tener el altavoz en un micrófono que está conectado a los audífonos del oyente. Otros dispositivos pueden conectar al oyente con el sistema de sonido de una televisión, radio, estéreo o en un lugar público tales como el teatro o la iglesia.

Los implantes cocleares están reservados para gente con pérdida auditiva severa. Este dispositivo es un receptor aproximadamente del tamaño de un cuarto del implante que quirúrgicamente se pone justo debajo de la piel detrás de una oreja. El receptor envía una señal de sonido al cerebro. La persona también usa un pequeño micrófono externo detrás de una oreja y un procesador de discurso que se ajusta en un bolsillo o en un cinturón.

Ayudándose a Escuchar Mejor

Es esencial que le diga a sus amigos, familia y colegas que tiene dificultad auditiva para que puedan ayudarlo. Pídales que lo enfrenten cuando hablen y usen los consejos de comunicación del National Institute of Health (NIH):

Asuntos de Salud y Seguridad

Hable con su doctor para averiguar lo que puede hacer para prevenir problemas futuros relacionados con la audición. Por ejemplo, la exposición al ruido fuerte puede empeorar muchos tipos de daño auditivo. Pregunte acerca de limitar el ruido fuerte y usar tapones de oídos cuando los ambientes ruidosos sean inevitables. También indague sobre las precauciones de seguridad, que puede tomar en situaciones que involucren señales auditivas tales como manejar o cruzar las calles. Tener la asistencia médica que necesita puede ayudarlo a aprender mejores maneras para lidiar con su pérdida auditiva.

Fuentes Adicionales:

American Speech-Language-Hearing Association
http://www.asha.org

American Academy of Audiology
http://www.audiology.org/resources/consumer/Pages/default.aspx

American Academy of Otolaryngology-Head and Neck Surgery
http://www.entnet.org

FUENTES CANADIENSES ADICIONALES:

Canadian Academy of Audiology
http://www.canadianaudiology.ca/

The Canadian Hearing Society
http://www.chs.ca/

REFERENCIAS:

Hearing aids. National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. Disponible en:http://www.nidcd.nih.gov/health/hearing/hearingaid.asp. Accedido Enero 20, 2004.

Hearing loss. National Institute on Aging. Disponible en:http://www.niapublications.org/engagepages/hearing.asp. Accedido Enero 20, 2004.

Hearing loss and older adults. National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. Disponible en:http://www.nidcd.nih.gov/health/hearing/older.asp. Accedido Enero 20, 2004.

Isaacson JE, Vora NM. Differential diagnosis and treatment of hearing loss.American Family Physician.2003; 68: 1125-1132.

Leung J et al. Predictive models for cochlear implantation in elderly candidates.Arch Otolaryngol Head Neck Surg. 2005;131:1049-54.

Otosclerosis and Stapedectomy. Massachusetts Eye and Ear Infirmary website. Disponible en:http://www.meei.harvard.edu/shared/oto/gencare.php. Accedido Junio 4, 2008.

Presbycusis. National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. Disponible en:http://www.nidcd.nih.gov/health/hearing/presbycusis.asp. Accedido Enero 20, 2004.

Stidham KR, Roberson JB Jr. Hearing improvement after middle fossa resection of vestibular schwannoma.Otol Neurotol. 2001 Nov;22(6):917-21.

Yueh B, Shapiro N, MacLean CH, Shekelle PG. Screening and management of adult hearing loss in primary care: Scientific review. Journal of the American Medical Association. 2003; 289: 1976-1990.

Ultima revisión May 2010 por Brian Randall, MD Last Updated: 5/18/2010