Health Library Home>Centros de la salud>Envejecimiento y salud>Article

¿Tiene problemas para dormir?

¿Hay algo más frustrante que pasar toda una noche escuchando el tic tac del reloj en la mesa de noche?

El estrés y los acontecimientos de la vida cotidiana suelen generar noches recurrentes sin descanso que pueden minar su vitalidad y su energía. Sin el descanso suficiente, usted se vuelve más olvidadizo, tiene dificultad para concentrarse, tiene mayor tendencia a los accidentes y suele estar irritable. A medida que envejecemos, el proceso natural de envejecimiento, ciertas condiciones crónicas y los medicamentos pueden disminuir nuestras posibilidades de un buen descanso a la noche.

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño son más frecuentes de lo que usted piensa. Existen muchos trastornos del sueño, pero los más comunes son:

Insomnio

El insomnio crónico es común y afecta a casi el 20% de los estadounidenses a cualquier edad. Implica problemas para dormir, tales como dificultades para conciliar el sueño o seguir durmiendo, interrupciones repetidas del sueño durante la noche, somnolencia durante el día y sueño no reparador. El insomnio crónico afecta su calidad de vida y la forma en que realiza sus actividades diarias.

Los problemas para dormir pueden parecer solo un inconveniente, pero si no se tratan, las complicaciones del insomnio pueden afectar la salud general.

Los tratamientos para el insomnio incluyen cambiar los hábitos para dormir, evitar los estimulantes y, de ser necesario, tomar medicamentos para dormir.

Apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno del sueño potencialmente grave que tiene efectos nocivos para la salud. Este trastorno se caracteriza por el bloqueo total o parcial de las vías respiratorias durante el sueño. Este bloqueo de las vías respiratorias disminuye la cantidad de oxígeno en la sangre varias veces por hora durante la noche, lo que hace que usted se despierte con frecuencia. Si bien es posible que no llegue a despertarse por completo cada vez, el sueño se interrumpe y se fragmenta lo suficiente como para generar una somnolencia crónica durante el día. Las complicaciones incluyen hipertensión, enfermedad cardíaca y muerte prematura.

Las personas con apnea del sueño suelen roncar muy fuerte o despertarse jadeando por la falta de aire. Consulte con su médico si usted o la persona con la que duerme tiene alguno de estos síntomas.

La apnea del sueño se puede tratar con buenos resultados con un aparato de presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP), dispositivos dentales, cambios en la forma de vida, medicamentos o cirugía. El tratamiento también disminuye el riesgo de complicaciones.

Por qué el sueño se vuelve esquivo

Si no tiene un trastorno del sueño y aun así sigue con problemas para dormir, usted no está solo. Según la Fundación Nacional del Sueño, una serie de problemas médicos pueden dificultar el sueño:

Cómo establecer buenos hábitos para dormir

Ya sea que usted tenga o no insomnio a corto o largo plazo, lo primero será cambiar la forma en que se prepara para dormir. Por lo general, se trata de combinar buenos hábitos con un poco de sentido común. Algunos hábitos son más difíciles de incorporar que otros, pero al final valdrá la pena la inversión. Los buenos hábitos para dormir incluyen:

Medicamentos y hierbas medicinales para dormir

Un estudio publicado en la revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA) halló que los cambios de conducta aportaban beneficios más duraderos para el tratamiento del insomnio que los medicamentos para dormir. Su médico puede sugerirle que lleve un diario donde describirá sus hábitos de sueño y vigilia para poder determinar la causa de la falta de sueño y su solución.

Los suplementos de melatonina no tienen la aprobación de la Dirección de Fármacos y Alimentos (FDA) y no hay evidencia suficiente para probar que ayuden a dormir. Sin embargo, la investigación indica que la melatonina podría ser beneficiosa para las personas con desfase horario. La valeriana es una hierba que ha sido utilizada en todo el mundo para inducir el sueño. No obstante, hay evidencias contradictorias respecto de su grado de eficacia. Informe a su médico si está tomando algún suplemento de hierbas.

¡Apague las luces!

Recuerde que el sueño es una necesidad, no un mero placer. Es parte de la salud general tanto como la buena alimentación y el ejercicio frecuente, de modo que no debe conformarse con unas pocas horas de sueño por noche. Deslícese en una cama cómoda, colóquese tapones en los oídos y apague todas las luces. El insomnio y los trastornos del sueño pueden tratarse. Si prueba diferentes métodos y sigue teniendo problemas, haga una cita con su médico.

Resources:

American Academy of Sleep Medicine
http://www.aasmnet.org

National Sleep Foundation
http://www.sleepfoundation.org

CANADIAN RESOURCES:

Better Sleep Council Canada
http://www.bettersleep.ca

Canadian Sleep Society
http://www.css-scs.ca

REFERENCES:

Bradley TD, Floras JS. Sleep apnea and heart failure: Part I: obstructive sleep apnea. Circulation. Apr 2003;107(12):1671-8.

Brennan R, Jan JE, Lyons CJ. Light, dark, and melatonin: emerging evidence for the importance of melatonin in ocular physiology. Eye. Sep 22, 2006.

Can't sleep? what to know about insomnia. National Sleep Foundation website. Available at: http://www.sleepfoundation.org/article/sleep-related-problems/insomnia-and-sleep. Accessed June 3, 2014.

Insomnia. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed. Updated August 28, 2013. Accessed June 3, 2014.

Melatonin. EBSCO Natural and Alternative Treatments website. Available at: http://www.ebscohost.com/biomedical-libraries/natural-alternative-treatments. Updated August 22, 2013. Accessed June 3, 2014.

Morin CM, Koetter U, Bastien C, Ware JC, Wooten V. Valerian-hops combination and diphenhydramine for treating insomnia: a randomized placebo-controlled clinical trial. Sleep. Nov 1, 2005;28(11):1465-1471.

Tasali E, Mohkalesi B, VanCauter E. Obstructive sleep apnea and type 2 diabetes: interacting epidemics. Chest. 2008;133(2):496-506.

Ultima revisión June 2014 por Michael Woods, MD Last Updated: 6/3/2014