Skip to main content
Menu

Imagen por resonancia magnética (IRM)


Transcripción

La imagen por resonancia magnética, comúnmente conocida como MRI, ayuda a los médicos a encontrar, observar y tratar problemas de salud.

La MRI utiliza imanes muy fuertes, ondas de radio y una computadora para tomar imágenes del interior del cuerpo.

Las imágenes de la MRI son más detalladas que las obtenidas con otros métodos.

Existen muchos motivos para tomarse una MRI. Una MRI puede encontrar: hemorragias, como una hemorragia cerebral;

cambios en el cerebro, como en el accidente cerebrovascular; problemas en la espalda, como una hernia discal;

y una lesión interna del cuerpo, como la rotura de un ligamento cruzado anterior.

Antes de realizarse una MRI, debe quitarse todos los objetos metálicos.

Además, no es seguro realizarse una MRI si tiene ciertos implantes médicos.

Debe informarle al técnico de MRI sobre cualquier metal, dispositivo o implante que pueda tener en su cuerpo, como un marcapasos.

Para prepararse para la MRI, se acostará sobre una mesa fuera del escáner.

Los escáneres de MRI son muy ruidosos, por lo que probablemente deba usar tapones para los oídos o auriculares.

Otros elementos, como almohadas y correas, lo ayudarán a mantenerse en la posición correcta.

Una vez que esté listo, la mesa se deslizará hacia el interior del escáner.

La mayoría de las veces, se utilizan escáneres cerrados, como éste. La parte interior es muy angosta.

En algunas regiones, estarán disponibles los escáneres abiertos.

Los lados de este escáner están abiertos, por lo que no estará completamente rodeado por la máquina.

Sin embargo, es posible que la calidad de las imágenes no sea tan buena como la de los escáneres cerrados.

Cualquiera sea el tipo de escáner, habrá un técnico controlando todo desde una habitación contigua.

Podrán comunicarse a través de un altavoz bidireccional.

Durante el escaneo, los imanes de la máquina crearán un campo magnético fuerte. Esto no le hará daño.

A continuación, el escáner enviará ondas de radio a través de su cuerpo. Esto no le hará daño.

Cuando estas ondas se apaguen, el escáner recogerá señales energéticas provenientes de su cuerpo.

Estas señales se utilizan para hacer las imágenes.

Durante el escaneo, tendrá que permanecer inmóvil para que las imágenes sean nítidas.

Es posible que se le pida que contenga la respiración durante un momento.

Las MRI pueden demorar de treinta a cuarenta y cinco minutos, o más.

En algunos casos, es posible que deba ingerir un medio de contraste para realizarse una MRI.

Este medio de contraste ayuda a que las imágenes sean más nítidas. Después de la MRI, puede reanudar sus actividades normales.

Si ingirió un medio de contraste, el técnico puede pedirle que beba abundante agua u otras bebidas saludables para ayudar a los riñones a eliminar el medio de su cuerpo.