Skip to main content
Menu

Síntomas y complicaciones de la diabetes


Transcripción

Es posible que a usted o a alguien que conoce le hayan diagnosticado diabetes.

Este video le mostrará qué es y por qué es importante mantenerla bajo control.

Las personas pueden tener diferentes síntomas con la diabetes.

Los síntomas comunes incluyen tener mucha hambre, tener mucha sed, orinar con frecuencia, fatiga, visión borrosa y cicatrización lenta de las heridas.

Las personas con diabetes tipo uno también pueden experimentar pérdida de peso.

Los síntomas de la diabetes tipo uno se desarrollan repentinamente. Es posible que puedan hacer que una persona se sienta enferma.

Por otro lado, los síntomas de la diabetes tipo dos generalmente se desarrollan lentamente.

Pueden ser lo suficientemente leves y, por lo tanto, difíciles de notar. Algunas personas no presentan ningún síntoma.

Si no se trata el alto nivel de azúcar en su sangre, puede traer como consecuencia complicaciones potencialmente mortales.

Por ejemplo, se puede enfermar gravemente con una afección llamada cetoacidosis diabética. Es más común en las personas con diabetes tipo uno.

Así es como sucede. Debido a que tiene demasiado poca o nada de insulina en su sangre, sus células no pueden recibir el azúcar que necesitan para energía.

Como resultado, su cuerpo busca la energía en las grasas y las proteínas.

Cuando su cuerpo descompone las grasas, ciertas sustancias, conocidas como cuerpos de cetonas, se acumulan en su sangre.

Esto provoca una afección llamada cetosis.

Si las cetonas se acumulan de manera peligrosa en altos niveles en su sangre, quizás desarrolle cetoacidosis diabética o DKA. Esto puede provocar un coma o la muerte.

Si su nivel de azúcar en sangre cae demasiado, quizás experimente una complicación seria de la diabetes llamada hipoglucemia.

Una forma común de que pase esto es al tomar demasiados medicamentos para diabéticos o no comer.

Demasiada insulina o medicamentos orales para diabéticos puede provocar que demasiada azúcar vaya a sus células.

Entonces, su nivel de azúcar en sangre cae demasiado.

Ciertos órganos, como el cerebro, necesitan un suministro constante de energía para funcionar correctamente.

Debido a que la principal fuente de energía del cerebro es el azúcar, este es el primer órgano afectado al disminuir los niveles de azúcar.

Cuando las células de su cerebro, llamadas neuronas, no reciben suficiente azúcar, comienzan a funcionar mal.

Puede tener síntomas como nerviosismo, temblor y confusión.

Si el azúcar en su sangre continua bajando, su cerebro no tiene suficiente energía para funcionar correctamente.

Esto puede provocar convulsiones o un coma diabético.

Si el nivel de azúcar en su sangre permanece alto con el tiempo, pueden ocurrir problemas de salud a largo plazo.

Entre ellos se incluyen enfermedad cardíaca y vascular, ataque de apoplejía, ceguera, daño a los nervios, enfermedad renal y amputación del pie o de la pierna.

Si tiene preguntas sobre la diabetes o los medicamentos para la misma, hable con su médico.

Es importante que tome sus medicamentos como se lo indicó su médico. Cuéntele sobre cualquier efecto secundario que tenga.