Skip to main content
Menu

Cómo administrarse una inyección de anticoagulante


Transcripción

Vea el video completo antes de administrarse una inyección de anticoagulante.

Este video le enseñará a administrarse una inyección de anticoagulante, llamado también diluyente sanguíneo.

Los diluyentes sanguíneos ayudan a prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos.

Antes de comenzar, necesitará: toallitas con alcohol; jeringa previamente llenada con anticoagulante y una caja para elementos cortopunzantes.

Las partes principales de la jeringa son: el cilindro que contiene el medicamento, el émbolo, el capuchón de la aguja y la aguja.

Para la inyección, seleccione un lugar al menos dos pulgadas a la derecha o a la izquierda de su ombligo, o en cualquiera de los muslos.

Un asistente también puede utilizar estas instrucciones para inyectarle una dosis en cualquiera de los lados de la espalda, en la parte superior de los brazos o en la parte superior de las nalgas.

Utilice un sitio de inyección diferente cada día para evitar hinchazón o hematomas.

Además, aplique su inyección a la misma hora todos los días.

Asegúrese de seguir las instrucciones del médico. No omita ninguna dosis. No se inyecte más medicación que la indicada.

Primer paso: antes de comenzar, lávese las manos con agua y jabón y luego séqueselas.

Segundo paso: limpie la piel del lugar donde colocará la inyección con una toallita con alcohol haciendo un movimiento circular.

Paso tres: para abrir la jeringa, retire la lámina de aluminio de la parte posterior.

No empuje la jeringa a través de la cubierta de aluminio, ya que podría dañar la jeringa.

Paso cuatro: sostenga la jeringa de los dos lados del cilindro. A continuación, tire del capuchón de la aguja directamente hacia afuera, sin doblar la aguja.

Habrá una burbuja de aire en el medicamento. No presione el émbolo para expulsar rociar la burbuja de aire hacia afuera del cilindro.

Paso cinco: con la mano libre, pellizque y mantenga sujetada una pulgada de piel en el lugar de la inyección.

Inserte la aguja en un ángulo de noventa grados a través de su piel y en el tejido graso debajo de ella.

Paso seis: presione lentamente el émbolo para que ingrese todo el medicamento, incluida la burbuja de aire.

Paso siete: retire la aguja de la piel.

Paso ocho: presione el émbolo con firmeza hacia abajo para activar el dispositivo de seguridad que cubre la aguja.

Paso nueve: deseche la jeringa usada de la caja de elementos cortopunzantes.

Llame a su médico si nota: aumento de la hemorragia, hematomas, erupción cutánea, entumecimiento u hormigueo, especialmente en las piernas.