Skip to main content
Menu

El cerebro y la salud mental


Transcripción

Es posible que a usted o a alguien que conoce le hayan diagnosticado un problema de salud mental, también conocido como trastorno psiquiátrico.

Este video le ayudará a comprender cómo funciona el cerebro en la salud mental y cómo los problemas pueden causar enfermedades mentales.

La salud mental es su capacidad de manejar o sobrellevar el estrés y de disfrutar de la vida diaria.

Incluye la forma en la que se siente, piensa, actúa, y se relaciona con los demás.

Los científicos estudian cómo ciertas áreas del cerebro afectan la salud mental.

Por ejemplo, el área del miedo del cerebro llamada la amígdala, le ayuda a evitar cosas perjudiciales y a escapar del peligro.

Además, la amígdala funciona con la corteza prefrontal para controlar su respuesta a eventos temerosos y estresantes.

La corteza prefrontal también ayuda a tomar decisiones, resolver problemas y recordar memorias.

La corteza cingulada anterior le ayuda a enfocarse en las tareas y a controlar las emociones.

El hipocampo ayuda a crear y almacenar nuevos recuerdos.

Las unidades de trabajo del cerebro son células llamadas neuronas, también conocidas como células cerebrales.

Las neuronas se pasan mensajes entre sí a través de impulsos eléctricos.

Los impulsos pasan a lo largo de una parte de la neurona llamada axón.

Aquí puede ver más de cerca cómo un mensaje pasa de una neurona a la otra.

Al extremo del axón, el impulso hace que la neurona libere mensajeros químicos, llamados neurotransmisores.

Estos mensajeros químicos se mueven a través de un espacio diminuto, llamado espacio sináptico y se adhieren a otra neurona.

Esto desencadena a la neurona a que produzca su propio impulso.

De este modo, los impulsos se esparcen a través del cerebro.

Los problemas con este proceso pueden tener como resultado trastornos cerebrales conocidos como enfermedades mentales.

Todas las causas de enfermedades mentales no son conocidas. Sin embargo, una cantidad de factores pueden contribuir con esto.

Algunos de estos factores son: antecedentes familiares de enfermedad mental, que pueden ser pasados de padres a hijos a través de los genes;

eventos estresantes o emocionales severos en su vida; o una lesión en la cabeza o cerebral.

Otros factores pueden incluir problemas de salud como enfermedades cardíacas,

problemas con otras sustancias químicas en el cuerpo, llamadas hormonas, abuso de drogas y adicciones

y un desequilibrio de mensajeros químicos en el cerebro.

Cuando hay un desequilibrio de mensajeros químicos en el cerebro, las neuronas pueden tener problemas para pasar mensajes entre ellas.

El mensajero químico más común es el glutamato.

Aumenta la posibilidad de que se forme un impulso en otras neuronas.

Las personas con enfermedades mentales, como autismo, trastorno obsesivo compulsivo, esquizofrenia, enfermedad de Alzheimer y depresión, pueden tener problemas para fabricar o utilizar el glutamato.

La serotonina, otro mensajero químico, ayuda a controlar el humor, el hambre y el sueño.

Por ejemplo, las personas con depresión a menudo no tienen suficiente serotonina.

La dopamina ayuda a controlar el movimiento y está involucrada con los sentimientos de placer y adicción.

Los bajos niveles de dopamina, o problemas con la capacidad del cerebro para utilizarla, pueden estar vinculados con la esquizofrenia, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH y otros trastornos.

Un estimado de 43,7 millones de adultos en los Estados Unidos tienen algún tipo de enfermedad mental.

Las herramientas de investigación modernas y la tecnología avanzada permitirán que los científicos comprendan mejor el cerebro y cómo ocurren las enfermedades mentales.

Si tiene alguna pregunta sobre la salud mental o cualquier medicamento que le hayan recetado, hable con su profesional de la salud o médico.

Es importante que tome los medicamentos como se lo indique su profesional de la salud o médico. Cuénteles sobre cualquier efecto secundario que experimente.