Skip to main content
Menu

Osteoporosis


Transcripción

El esqueleto se compone de huesos que proporcionan apoyo y dan forma al cuerpo.

Éstos protegen a los órganos internos blandos, como el cerebro y el corazón, de una lesión.

Junto con los músculos, los huesos fuertes permiten al cuerpo moverse con libertad.

Los huesos tienen una superficie exterior sólida, denominada hueso compacto.

El hueso interior se denomina hueso esponjoso, porque es menos denso que el hueso compacto, y tiene muchos agujeros pequeños, como una esponja.

Los huesos contienen células denominadas osteoclastos que descomponen el tejido óseo.

Otras células, denominadas osteoblastos, elaboran tejido óseo nuevo utilizando minerales, como calcio y fosfato, de la sangre. 

Las hormonas, como el estrógeno, la hormona de crecimiento y la testosterona, ayudan a mantener la cantidad de osteoblastos y su actividad en índices superiores

que los osteoclastos, de manera que se elabore más hueso del que se elimina.

Las fuerzas físicas y la presión durante el ejercicio también ayudan a que los huesos se hagan más fuertes y más densos. 

Estos procesos permiten que los huesos crezcan fuertes en niños y adultos jóvenes.

Las personas tienen sus huesos más fuertes y densos, lo que se denomina pico de masa ósea, a sus treinta años.

Después de esta edad, los osteoclastos eliminan gradualmente más hueso del que los osteoblastos elaboran.

La osteoporosis es una enfermedad que debilita los huesos y produce que estos se rompan con mayor facilidad.

Un hueso sano es lo suficientemente denso como para soportar y proteger al cuerpo, y para manejar las tensiones del movimiento y lesiones menores.

Sin embargo, las personas con osteoporosis tienen huesos anormalmente delgados con orificios más grandes en el hueso esponjoso.

Hay dos tipos de osteoporosis.

La osteoporosis primaria generalmente está relacionada con la edad avanzada, así como una cantidad reducida de estrógeno en las mujeres. 

La osteoporosis secundaria afecta a niños y adultos.

Está relacionada con otras enfermedades o afecciones, como el cáncer, problemas hormonales o el uso de determinados medicamentos.

Una persona tiene mayor riesgo de contraer algún tipo de osteoporosis si no desarrolla suficiente masa ósea

durante su crecimiento desde la infancia hasta la edad adulta.

Los factores de riesgo que pueden conducir a un pico de baja masa ósea incluyen los siguientes:

antecedentes familiares de osteoporosis,

ser de raza blanca o asiático,

ser mujer,

una mala alimentación,

determinados medicamentos, como los esteroides o ciertos medicamentos para convulsiones,

la falta de actividad física y los ejercicios de levantamiento de pesas

y los hábitos de vida, como fumar y el consumo excesivo de alcohol.

Una persona tiene mayor riesgo de contraer algún tipo de osteoporosis si tiene un cantidad anormal

de pérdida ósea después de los treinta años de edad.

Es normal algo de pérdida ósea después de esta edad.

Sin embargo, una persona con los mismos factores de riesgo para el pico de masa ósea baja puede ser más propensa a sufrir de osteoporosis a medida que envejece.

El aumento de pérdida ósea también es común en las mujeres después de su último período, denominado menopausia.

Después de la menopausia, los ovarios de una mujer dejan de producir la hormona estrógeno.

Con la disminución de las hormonas, las células que descomponen el hueso, denominadas osteoclastos,

están más activas que las células que elaboran hueso, denominadas osteoblastos.

Es posible que los huesos se rompan o se fracturen fácilmente, porque son incapaces de soportar la tensión física

y la presión de las actividades, incluso normales.

Los lugares comunes de fractura en personas con osteoporosis incluyen las muñecas, la columna vertebral y las caderas.

Si se desarrollan huesos fuertes y saludables mediante una alimentación rica en calcio y vitaminas

y una actividad física regular, se puede ayudar a prevenir y a tratar la osteoporosis.

Los medicamentos comunes para la osteoporosis incluyen:

bifosfonatos,

un medicamento denominado Denosumab,

moduladores selectivos de los receptores estrogénicos, o SERM,

y la calcitonina.

En general, estos medicamentos actúan sobre las células óseas de eliminación, denominadas osteoclastos.

La hormona paratiroidea actúa sobre las células óseas de eliminación, denominadas osteoblastos.

Los alimentos o suplementos que contienen calcio y vitamina D también se recomiendan para la osteoporosis.

Para obtener más información, consulte a un profesional de la salud.