Skip to main content
Menu

Dispositivo de bomba para el dolor


Transcripción

Sírvase ver el video completo antes de quitar su bomba.

Este video le enseñará cómo saber si la bomba funciona, cómo realizar el mantenimiento y cómo quitarla. 

Una bomba para el dolor se usa después de una cirugía para proporcionar un medicamento anestésico directamente en el área en la que se operó.

El medicamento adormece los nervios cerca de su incisión para que tenga menos dolor.

El medicamente fluye continua y lentamente desde la bomba a través de un tubo pequeño colocado debajo de la piel, cerca de la incisión quirúrgica.

El pequeño tubo, denominado catéter, se conecta a la bomba.

Y se fija una abrazadera y un filtro junto con el tubo.

Puede usar una pequeña bolsa para sostener la bomba para que pueda realizar sus actividades diarias.

La bomba le suministra un medicamento anestésico con la dosis indicada por su cirujano. La dosis en la bomba no se puede modificar.

Recibirá el medicamento durante 2 a 4 días.

Cuando la bomba esté vacía, retire el tubo y deseche la bomba y el tubo.

Cómo detectar si la bomba para el dolor funciona.

La bomba suministra medicamento tan lentamente que no se puede ver cómo se mueve en el tubo.

Podría tomar entre 24 y 48 horas antes de que note un cambio en el tamaño y aspecto de la bola.

Puede saber que la bomba funciona si:

su sitio quirúrgico se siente adormecido y el medicamento reduce el dolor;

la bola se reduce cada vez más;

y la bolsa externa en la bomba queda más floja y comienza a arrugarse.

La bomba está vacía cuando la bolsa queda plana y usted siente un tubo duro en el medio.

Esto generalmente ocurre a las 48 y 72 horas.

Cuidado de la bomba para el dolor.

Revise la bomba para el dolor varias veces por día para asegurarse de que:

la abrazadera esté abierta y se deslice fácilmente;

nada cubra el filtro;

y que el tubo no esté doblado ni torcido.

Si la bomba o los tubos presentan pérdidas, cierre la abrazadera y llame a su cirujano.

Si el tubo se separa de la bomba, NO vuelta a conectarlo.

Cierre la abrazadera y llame a su cirujano.

Si el tubo se sale de la piel, NO vuelva a colocarlo.

Cierre la abrazadera y llame a su cirujano.

También, debe cerrar la abrazadera en el tubo y llamar a su cirujano si observa lo siguiente: le timbran o zumban los oídos,

visión borrosa, sabor a metal en la boca,

entumecimiento u hormigueo en los dedos, dedos de los pies o alrededor de la boca,

se siente somnoliento o confundido,

más dolor, fiebre, escalofríos o sudores,

problemas para respirar,

color rojizo, hinchazón, calor o dolor alrededor del sitio donde ingresa el tubo en la piel,

hemorragia o pérdida desde el sitio del tubo, mareos o aturdimiento.

Asegúrese de proteger la bomba, el filtro y el tubo del agua.

No tome un baño de inmersión ni coloque la bomba bajo agua, y asegúrese de seguir las instrucciones del cirujano con respecto a cómo bañarse.

Al dormir, mantenga la bomba dentro de la bolsa pequeña y colóquela junto a usted encima de las sábanas.

Esto ayuda a mantener el tubo flojo en lugar.

No coloque la bomba debajo de la ropa de cama, en el suelo ni la cuelgue desde algún lugar.

Materiales para retirar la bomba.

Para quitar la bomba para el dolor, necesitará lo siguiente: una venda adhesiva y una bolsa de basura.

Retiro de la bomba

Paso uno: Lávese las manos con agua y jabón, y luego séquelas.

Paso dos: Suavemente afloje la venda alrededor del sitio donde ingresa el tubo en la piel. Quítela lentamente despegándola.

Paso tres: Quite la cinta que se usa para fijar el tubo en su lugar.

Paso cuatro: Sostenga el tubo cerca de la piel. Jale el tubo suavemente en un ángulo de noventa grados.

No jale ni tire fuerte. El tubo debería salir fácilmente.

Si se siente duro para quitar o se estira, deténgase y llame a su cirujano.

Si sigue jalando podría romper el tubo.

Paso cinco: Después de que salga el tubo, revise si la punta tiene una marca negra para asegurarse de que retiro el tubo entero.

Llame a su cirujano si no ve la marca negra.

Paso seis: Cubra el sitio donde ingresaba el tubo en su piel con una venda adhesiva.

Paso siete: Deseche el tubo, la bomba y las vendas en una bolsa de residuo.

Revisión del sitio de entrada del tubo al siguiente día

Paso uno: Lávese nuevamente las manos, y luego séquelas.

Paso dos: Quite la venda adhesiva al siguiente día y observe el sitio.

Si presenta un color rojizo, dolor o calor en el sitio, llame a su cirujano.