Skip to main content
Menu

Cómo inyectarse insulina con una jeringa


Transcripción

Este video le enseñará cómo inyectarse insulina con una jeringa.

Mire el video completo antes de inyectar la insulina.

Es posible que su proveedor de atención médica le recomiende usar una jeringa para la inyección de insulina a fin de ayudarle a controlar su nivel de azúcar en sangre.

La inyección de insulina con una jeringa implica: seleccionar un área de inyección,

preparar la jeringa y la insulina, y luego inyectar la insulina en el cuerpo.

Su proveedor de atención médica le indicará qué tipo de insulina necesita así como también, cuándo necesita inyectarse y qué cantidad.

Necesitará toallas humedecidas en alcohol, el frasco de insulina, una jeringa nueva para cada inyección y un recipiente para desechar objetos punzocortantes para tirar las jeringas usadas.

Una jeringa desechable tiene las siguientes piezas: un cilindro, un émbolo, una tapa de la aguja y una aguja.

Cómo seleccionar el área de inyección.

Antes de inyectar la insulina, seleccione el área de inyección en el cuerpo.

Las áreas para la inyección de insulina incluyen el abdomen o el vientre, la parte superior de los brazos, los muslos o las nalgas.

Cuando seleccione el área de inyección, asegúrese de usar un área diferente cada vez que realice la inyección,

colóquese al menos dos centímetros y medio de la última área de inyección,

inyecte la insulina a al menos a cinco centímetros de su ombligo,

y seleccione un área que esté a dos centímetros y medio o más de cualquier cicatriz o lunar.

Cómo preparar la jeringa y la insulina.

Paso uno: Lávese las manos con agua y jabón, y luego séqueselas.

Paso dos: Si es necesario mezclar la insulina, haga rodar suavemente la botella entre sus manos.

No sacuda la botella, ya que podrían formarse burbujas en la insulina.

Antes de inyectarse, revise la insulina en la botella para asegurarse de lo siguiente:

que sea el tipo de insulina que le prescribió su médico,

que no esté vencida,

y que la insulina no tenga grumos.

Paso tres: Retire la tapa del frasco de insulina.

Use una toalla humedecida en alcohol para limpiar el tope de goma en la parte superior de la botella.

Paso cuatro: Retire la jeringa del empaque. Asegúrese de usar una jeringa nueva cada vez que se inyecte insulina.

Paso cinco: Retire la tapa de la aguja de la jeringa.

No toque la aguja ni permita que entre en contacto con ninguna superficie, y no use la jeringa si la aguja está doblada.

Algunas jeringas tienen una tapa en el émbolo que también deberá quitar.

Paso seis: Jale hacia atrás el émbolo para absorber la cantidad de aire igual a la dosis de insulina.

Paso siete: Sostenga firmemente el frasco de insulina sobre una superficie plana.

Presione la aguja a través de la goma en la parte superior de la botella.

Presione el émbolo para inyectar el aire en la botella de insulina.

Deje la aguja en el frasco. Esto ayuda a mantener la cantidad adecuada de presión en la botella y hace que sea más fácil extraer la insulina hacia la jeringa.

Paso ocho: Con la aguja aún en el frasco, coloque el frasco y la jeringa boca abajo.

Paso nueve: Jale el émbolo para llenar la jeringa con solo un poco más de insulina que la dosis que necesita.

Si ve burbujas de aire, golpee el cilindro de la jeringa con el dedo para que suban a la parte superior.

Presione lentamente el émbolo lo suficiente como para eliminar el aire y la insulina adicional.

Paso diez: Revise con cuidado para asegurarse de que la cantidad de insulina en la jeringa coincida con su dosis de insulina.

Quite la aguja del frasco y coloque con cuidado la jeringa en una superficie plana y limpia.

Asegúrese de que la aguja no toque nada.

Cómo inyectar la insulina.

Paso uno: Limpie el área de inyección con una toalla humedecida en alcohol. Realice un movimiento circular para limpiar el área de aproximadamente cinco centímetros de ancho.

Paso dos: Apriete un doblez de cinco centímetros de piel en el área de inyección limpia.

Paso tres: Sostenga la jeringa como una pluma e introduzca rápidamente la aguja directamente en la piel en un ángulo de noventa grados. Asegúrese de que entre la aguja entera en la piel.

Paso cuatro: Presione completamente el émbolo hasta el tope para inyectar la insulina en el tejido adiposo debajo de la piel.

Cuente lentamente hasta cinco antes de retirar la aguja para asegurarse de que se haya inyectado toda la insulina.

Paso cinco: Quite la aguja de forma recta para extraerla.

Paso seis: Deseche la jeringa en el recipiente para desechar objetos punzocortantes.

Nunca deseche las jeringas ni las agujas directamente en la basura.

Comuníquese con su proveedor de atención médica si: tiene preguntas sobre la inyección de insulina o si su nivel de azúcar en sangre permanece por encima o por debajo del rango objetivo.