Skip to main content
Menu

Quimioterapia intraperitoneal caliente (HIPEC)


Transcripción

La quimioterapia intraperitoneal hipertérmica, o HIPEC, es una opción de tratamiento para pacientes con cáncer avanzado que se extendió hasta la cavidad abdominal o el peritoneo.

Los médicos comienzan con lo que se denomina “cirugía citorreductora” para eliminar todos los tumores visible del área abdominal.

El alcance de la cirugía depende de lo que se encuentre durante la cirugía.

La cirugía puede incluir la remoción de tumores del área abdominal superior e inferior -

sobre el epiplón, hígado, estómago, intestino delgado, colon, recto, páncreas, bazo, apéndice, útero, ovarios y superficies peritoneales.

La cirugía para extraer tumores es minuciosa y agresiva, y su objetivo es preservar los órganos siempre que sea posible.

El médico examina cuidadosamente la región abdominal, cuadrante por cuadrante, buscando y extrayendo tumores.

Con mucho cuidado, el médico usa técnicas quirúrgicas altamente especializadas para remover los tumores de las superficies peritoneales y de los órganos y sellar los pequeños vasos sanguíneos.

Se extraen todos los tumores visibles.

A continuación, el médico administra HIPEC, o tratamiento de quimioterapia caliente con el objetivo de matar las células de cáncer restantes que no se pueden ver.

Se colocan tubos y sondas de temperatura en la cavidad abdominal.

El médico cierra brevemente la piel del abdomen con puntos.

Se inunda la cavidad abdominal con una solución que incluye fármacos para quimioterapia. Esta solución se calienta.

Los tubos y sondas se conectan a una máquina. Esta máquina controla la temperatura y el flujo de la solución.

La solución de quimioterapia caliente circula de manera continua a través de la cavidad abdominal de manera que la cavidad quede expuesta de manera uniforme al calor y a la quimioterapia.

La combinación de calor y quimioterapia hace que la solución mate las células cancerosas microscópicas.

Se aplica una vibración suave en el abdomen para ayudar a la distribución de la solución en todas las superficies dentro del abdomen.

Después del tratamiento de HIPEC, el líquido se drena desde la cavidad abdominal.

Se vuelve a abrir el abdomen y se quitan los tubos y las sondas.

En este momento se realizan las cirugías reconstructivas necesarias. Por ejemplo, el médico podría tener que volver a conectar el colon extirpado.

Por último, el médico cierra la incisión abdominal. La cirugía y el tratamiento de HIPEC juntos pueden tomar entre 6 y 12 horas.