Skip to main content
Menu

Espirometría


Transcripción

La espirometría es un examen para ver cuán bien funcionan sus pulmones midiendo cuán rápido y cuánto aire puede inhalar y exhalar.

Normalmente, a medida que respira o inhala el aire se mueve libremente a través de su tráquea o tubo aéreo,

luego a través de tubos anchos llamados bronquios, tubos más pequeños llamados bronquiolos,

y finalmente en pequeños sacos llamados alvéolos.

Pequeños vasos sanguíneos, llamados capilares, rodean sus alvéolos.

El oxígeno del aire que respira pasa a través de sus capilares,

luego el dióxido de carbono de su cuerpo pasa a través de sus capilares hacia un alvéolo.

Usted elimina el dióxido de carbono cuando expulsa el aire o exhala.

Enfermedades como el asma, la bronquitis y la fibrosis pulmonar estrechan sus bronquiolos, reduciendo la cantidad de aire que va hacia sus pulmones.

Y enfermedades como el cáncer pulmonar y el enfisema pueden dañar sus alvéolos, reduciendo la cantidad de oxígeno en su sangre.

Estas enfermedades pueden dificultar su respiración.

Su médico puede recomendar una espirometría para identificar una enfermedad en sus pulmones,

revisar la gravedad de su enfermedad pulmonar existente,

o para determinar si los medicamentos que está tomando están ayudándolo.

Durante el examen, su cuidador utilizará un dispositivo llamado espirómetro. Un espirómetro es un maquina que mide el aire que exhala.

Antes de que realice su examen de espirometría, usted estará sentado en una cómoda silla con sus pies apoyados completamente sobre el suelo.

Si tiene prótesis dentales, se le puede solicitar que se las retire.

Para mejores resultados, se le aconsejará seguir las instrucciones de su cuidador de forma exacta.

Para empezar, levantará su cabeza y su mentón de modo que pueda respirar con mayor facilidad.

Después, se colocará un gancho en la nariz para evitar que el aire salga de sus fosas nasales.

Luego, tomará un respiro profundo, llenando completamente sus pulmones con aire y reteniéndolo.

Usted colocará el dispositivo bucal del espirómetro entre sus dientes y cerrará fuertemente sus labios alrededor de él.

Finalmente, usted expulsará el aire fuera de sus pulmones tan fuerte y rápidamente como pueda,

continuando respirando hasta que su cuidador le diga que se detenga.

Si es un adulto, usted soplará durante al menos seis segundos.

Los niños de 10 años y menos soplarán durante tres segundos.

Usted necesitará realizar un examen de espirometría correctamente tres veces para obtener resultados precisos.