Skip to main content
Menu

Culebrilla


Transcripción

La culebrilla es una afección cutánea dolorosa en adultos causada por el virus de la varicela, también conocido como virus de la varicela zoster.

Si tuvo varicela cuando era niño,

todavía tiene el virus de la varicela zoster adentro de algunos de sus nervios, pero no de forma activa.

Por razones desconocidas, el virus de la varicela zoster puede reactivarse en gente mayor o en aquellas personas con el sistema inmunológico debilitado.

El virus reactivado viaja a lo largo de los nervios hacia la piel y causa síntomas como entumecimiento, hormigueo y dolor.

Estos síntomas son seguidos inmediatamente por un sarpullido rojo con ampollas.

La culebrilla normalmente se produce en una única área sobre uno de los costados del cuerpo.

También puede producirse sobre uno de los hombros, sobre el costado del cuello o de la cabeza.

En un período de entre tres y cinco días, las protuberancias en el sarpullido se llenan de líquido y se convierten en ampollas que se ven como varicela.

Luego, las ampollas se llenan de pus y esto provoca que se rompan y comience a formarse una costra.

Cuando las costras se caen, las ampollas cicatrizan y el dolor, por lo general, desaparece.

Estos síntomas usualmente duran de uno a dos meses.

Puede sufrir una complicación derivada de la culebrilla llamada neuralgia postherpética o NPH.

que es un dolor, incluso después de que el sarpullido se cura.

Otras complicaciones de la culebrilla incluyen: pérdida de visión, si la culebrilla se produce alrededor de los ojos,

neumonía, problemas auditivos, inflamación del cerebro, problemas neurológicos e infecciones cutáneas.

Tanto la vacuna contra la varicela como la vacuna contra la culebrilla pueden reducir radicalmente el riesgo de contraer culebrilla y neuralgia postherpética.

Aunque no hay cura para la culebrilla, los medicamentos antivirales como aciclovir pueden acelerar la curación,

y reducir la gravedad del sarpullido cuando se toman dentro de los tres días posteriores a la aparición del sarpullido.

Para reducir el dolor, su médico puede recomendarle: analgésicos de venta libre, loción de calamina, compresas frías y baños de avena.

Para la neuralgia postherpética grave, su médico le puede recetar medicamentos como gabapentina.