Skip to main content
Menu

Instrucciones del alta para el cuidado de la incisión


Transcripción

Sírvase ver el video completo antes de llevar a cabo el cuidado de su incisión.

Este video le enseñará cómo cuidar su incisión.

Una incisión es un corte que se realiza en la piel durante una operación.

Los bordes de la incisión se pueden unir con puntos, grapas, pegamento quirúrgico o tiras de sutura cutánea.

Un venda, llamada vendaje, cubre la incisión.

Para evitar infecciones cutáneas, mantener su vendaje limpio y seco. Cuidar bien la incisión ayudará a que cicatrice más rápido.

El cuidado de la incisión incluye la limpieza de la incisión y el cambio de vendaje.

Usted necesitará: vendas nuevas; un rollo de cinta médica; tijeras limpias; dos pares de guantes desechables;

dos paños limpios y suaves o toallas de papel; una bolsa plástica desechable; y un tacho de basura.

Mantener estos materiales lejos de la incisión para reducir el riesgo de infección.

Preparar los materiales. Paso uno: Lavarse las manos con agua y jabón durante treinta segundos,

luego, secarlas con una toalla o toallas de papel limpias.

Lavarse las manos es la mejor protección contra la propagación de infecciones.

Paso dos: Abrir un nuevo envoltorio de vendas. Dejar la venda dentro del envoltorio y tener la precaución de no tocarla.

Paso tres: Cortar cuatro pedazos de cinta y colocarlos en el borde de un mesa o mostrador cercano.

Los pedazos de cinta deben tener el mismo largo que el de las cintas anteriores alrededor de su incisión.

Retirar el vendaje anterior. Paso uno: Lavarse nuevamente las manos con agua y jabón, y luego secarlas.

Paso dos: Colocarse los guantes desechables.

Paso tres: Con una mano, presionar suavemente la piel que tiene pegada la cinta anterior alrededor de la incisión.

Con la otra mano, quitar cuidadosamente la cinta anterior hacia la incisión.

Paso cuatro: Después de aflojar todas las cintas, retirar el vendaje anterior.

No retirar ninguna de las tiras de sutura cutánea que cubren la incisión. Dejar que se caigan solas; tardarán aproximadamente entre 5 y 10 días.

Si el vendaje se adhiere a la incisión, no arrancarlo. Arrancarlo puede provocar sangrado y retrasar la cicatrización.

Humedecer el vendaje con agua tibia. Esperar uno o dos minutos hasta poder retirarlo fácilmente.

Mirar el vendaje anterior luego de retirarlo.

Si tiene olor desagradable o dulce o una mancha amarilla o verdosa, comunicarse con su proveedor de atención médica.

Paso cinco: Colocar el vendaje anterior en una bolsa plástica desechable.

Paso seis: Quitarse los guantes desechables. Arrojar los guantes y la bolsa plástica que contiene el vendaje anterior al tacho de basura.

Limpiar la incisión. Limpiar la incisión solamente si su proveedor de atención médica le dice que lo haga.

Es posible que su proveedor de atención médica solo pretenda que usted cambie el vendaje.

Asegurarse de comprender lo que su proveedor de atención médica quiere que usted haga y no dudar en comunicarse con él en caso de tener alguna pregunta o inquietud.

Paso uno: Lavarse las manos con agua y jabón, y luego secarlas. Paso dos: Colocarse un par nuevo de guantes desechables.

Paso tres: Utilizar siempre un paño limpio, agua tibia y, si su proveedor de atención médica se lo autoriza,

un jabón antibacterial suave para quitar cuidadosamente el material seco del área que circunda la incisión.

Comenzar con las áreas más cercanas a la incisión y limpiar hacia afuera o alejándose de la incisión.

Utilizar una parte diferente del paño cada vez que limpie su piel. Cuando el paño esté sucio, utilizar un nuevo paño limpio.

No refregar ni quitar ninguna costra. Las costras protegen su incisión mientras ésta cicatriza. Dejar que se caigan solas.

No limpiar ni frotar los puntos, grapas o tiras de sutura cutánea.

A menos que su proveedor de atención médica se lo indique, no limpiar la incisión con: alcohol, yodo ni peróxido.

Paso cuatro: Dejar que la incisión se seque al descubierto. Cuando se seque, controlar la incisión en función de lo siguiente:

puntos o grapas que estén fuera de lugar; bordes de la incisión que se estén abriendo; sangrado alrededor de la incisión;

enrojecimiento que se extienda a más de una pulgada de los bordes de la incisión; aumento de la temperatura de la piel alrededor de la incisión;

hinchazón alrededor de la incisión; olor desagradable o dulce proveniente de la incisión;

o una secreción blanca, amarilla o verde proveniente de la incisión,

Comunicarse con su proveedor de atención médica si percibe alguno de estos cambios.

A menos que su proveedor de atención médica se lo indique, no utilizar: pomada, loción ni talco sobre la incisión.

Paso cinco: Quitarse los guantes desechables y arrojarlos al tacho de basura.

Colocar un nuevo vendaje.

Paso uno: Lavarse las manos con agua y jabón, y luego secarlas. Paso dos: Colocarse un par nuevo de guantes desechables.

Paso tres: Tomar una gasa de una de sus esquinas. No tocar el lado que será colocado sobre la incisión.

Cubrir cuidadosamente la incisión con el apósito.

Es probable que necesite más de un apósito si continúa saliendo líquido de su incisión.

Paso cuatro: Con una mano, sostener el apósito en el lugar y con la otra, pegar el apósito con cinta sobre la piel.

Asegurarse de que cerró los cuatro bordes del vendaje.

Si la piel estuviera colorada debido a la cinta del vendaje anterior,

colocar una nueva cinta en un lugar diferente.

Comunicarse con su proveedor de atención médica si la piel se hincha o tiene ampollas.

Es posible que usted sea alérgico a la cinta y necesite una clase diferente.

Paso cinco: Quitarse los guantes y arrojarlos al tacho de basura.

Paso seis: Lavarse nuevamente las manos con agua y jabón, y secarlas.

Es normal observar un leve enrojecimiento o hinchazón alrededor de los bordes de la incisión o una secreción transparente o rosada.

Sin embargo, deberá comunicarse con su proveedor de atención médica si percibe:

cualquier secreción blanca, amarilla o verde proveniente de la incisión; un olor desagradable o dulce proveniente de la incisión;

cambios en la forma de la incisión; enrojecimiento que se extiende más de una pulgada desde los bordes de la incisión;

aumento de la temperatura de la piel alrededor de la incisión; y sangrado o hinchazón alrededor de la incisión.

También comunicarse con su proveedor de atención médica si usted tiene: náuseas, vómitos, diarrea,

o si su temperatura es de ciento un grados Fahrenheit (treinta y ocho grados centígrados) o más.