Skip to main content
Menu

Hepatitis A y B


Transcripción

Si tiene hepatitis A o B, su hígado está inflamado porque ha sido infectado ya sea con el virus de la hepatitis A o con el virus de la hepatitis B

Su hígado, es un órgano suave, flexible que realiza muchas funciones importantes.

Las partes funcionales de su hígado son llamadas lóbulos hepáticos. Sus lóbulos hepáticos filtran toda la sangre de su cuerpo.

A medida que la sangre pasa a través de sus lóbulos hepáticos descomponen sustancias dañinas;

remueven bacterias y los glóbulos rojos gastados; y forman factores de coagulación que controlan el sangrado.

Después de una comida su hígado almacena nutrientes para proveer a su cuerpo con energía cuando la necesita.

Su hígado también produce una sustancia llamada bilis.

Su vesícula almacena bilis y la libera a su intestino delgado para ayudar a digerir grasas en los alimentos que come.

Si tiene Hepatitis A, el virus ingresó a su cuerpo cuando fue expuesto a materia fecal de una persona infectada con el virus.

Usted puede estar expuesto al virus por: comer alimentos contaminados o beber agua contaminada,

contacto con heces infectadas, como al cambiar un pañal o tener sexo sin protección con una persona infectada con el virus.

Si usted tiene hepatitis B, el virus ingresó a su cuerpo cuando usted estuvo expuesto a la sangre

u otros fluidos corporales de una persona infectada con el virus.

Esto podría ocurrir a raíz de compartir una jeringa de medicamento con una persona infectada.

Otros modos en que usted puede estar expuesto al virus incluyen: tener sexo con alguien infectado con el virus;

compartir artículos de higiene personal como razuradoras o cepillos de dientes utilizados por una persona infectada;

contacto directo con la sangre o fluidos corporales de un persona infectada; o cuando una madre lo pasa a un bebe durante el nacimiento.

Cuando el virus de la hepatitis A o B ingresa a su hígado, invade sus células hepáticas y hace copias de sí mismo.

En respuesta, su cuerpo envía células inmunes para atacar tanto el virus como las células hepáticas infectadas con el virus.

Como resultado, estas células hepáticas se inflaman y mueren.

Con el tiempo, se forma tejido de cicatriz alrededor de las células hepáticas infectadas y muertas, lo cual evita que su hígado trabaje de forma apropiada.

Si tiene una infección de hepatitis B crónica, su hígado contiene una gran cantidad de tejido de cicatriz, llamado cirrosis.

lo que limita el flujo sanguíneo y resulta en encogimiento permanente y endurecimiento de su hígado.

Si usted tiene hepatitis A, su médico no recetará ningún tratamiento médico porque

sus células inmunes eventualmente encontrarán y destruirán todos los virus de hepatitis A en su cuerpo.

Si usted padece de hepatitis B, su sistema inmune usualmente eliminará todos los virus de hepatitis B de su cuerpo.

En algunas personas con hepatitis B crónica, particularmente niños, sus células inmunes no pueden eliminar todos los virus de la hepatitis B.

Si tiene hepatitis B crónica y su sistema inmune no puede deshacerse completamente del virus, su médico puede recetar un medicamento antiviral.

Si tiene un caso severo de hepatitis B crónica, su médico puede recomendar una operación de transplante de hígado.