Skip to main content
Menu

Artresia Duodenal


Transcripción

Atresia duodenal es un defecto de nacimiento en el que la primera parte del intestino delgado del bebé, llamado duodeno, está bloqueada.

Ubicado entre el estómago y el intestino grueso, el intestino delgado absorbe los nutrientes de los alimentos.

El intestino delgado tiene tres partes: el duodeno, el yeyuno y el íleon.

El duodeno se forma durante la sexta semana de embarazo. Aquí se puede observar el tubo que se convertirá en el sistema digestivo.

El duodeno crece justo por debajo del estómago en desarrollo.

Las células dentro del duodeno crecen tan rápido que el tubo se bloquea por un breve momento.

Luego, como parte del desarrollo normal,

las células que bloquean el interior del duodeno desaparecen hasta que el intestino en desarrollo se abre nuevamente.

Cerca de la décima semana de embarazo, por razones desconocidas, es posible que la pared externa del duodeno no haya crecido adecuadamente.

Además, es posible que las células que bloquean el interior del duodeno no hayan desaparecido.

En consecuencia, se forma un defecto llamado atresia duodenal, en el que una parte del duodeno se bloquea en una o más formas.

Puede ser bloqueado por una "red" de tejido que recubre el interior.

O, es posible que haya una ausencia total de una parte del duodeno. Por último, el duodeno puede haberse estrechado.

Cualquiera de estos tipos de atresia evitan que el bebé absorba los nutrientes de la leche debido a que el líquido no puede atravesar el duodeno.

La atresia duodenal no pone en peligro la vida de inmediato, pero requerirá de una operación a los pocos días del nacimiento para reparar el duodeno bloqueado.

Antes de la operación, un tubo de succión, o "NG",

insertado de inmediato después del nacimiento a través de la nariz o de la boca quitará el exceso de líquido y aire del estómago.

Se le dará anestesia general al bebé para que duerma durante toda la operación.

Se le insertará un tubo respiratorio por la nariz o boca y en la tráquea para ayudar al bebé a respirar durante la operación.

Por lo general, el cirujano hace una incisión debajo de las costillas sobre el lado derecho.

Luego, hallará cuidadosamente la atresia o parte estrecha y bloqueada del duodeno del bebé.

Se realizarán dos incisiones en el duodeno por encima y por debajo de la atresia.

El cirujano utilizará suturas para conectar las dos aberturas. De esta manera, evitará la atresia.

Finalmente, el cirujano cerrará la incisión de la piel con suturas solubles o tiras de sutura cutánea.

Después de la operación, se llevará al bebé a la unidad de cuidado intensivo neonatal para ser monitoreado.

Se le administrará analgésicos. El bebé puede continuar recibiendo antibióticos mediante vía intravenosa.

El bebé será dado de alta del hospital dentro de dos a cuatro semanas, cuando el sistema digestivo funcione normalmente.