Skip to main content
Menu

Cistectomía radical robótica - Masculina


Transcripción

Si usted es hombre y tiene cáncer de vejiga,

su médico puede recomendar la cistectomía radical robótica para quitar la glándula y la glándula de la próstata.

Su vejiga está ubicada en su pelvis, detrás del hueso púbico.

Sus riñones producen la orina, que viaja por la uretra hasta su vejiga,

donde se almacena hasta que usted está listo para orinar.

Su glándula de la próstata está ubicada debajo de su vejiga.

Pasando por la próstata está la uretra, el tubo por el que sale la orina de su cuerpo.

Cada uno de sus conductos deferentes combina con una vesícula seminal para formar un conducto eyaculatorio, que se une a su glándula prostática.

La capa más interna de su vejiga se llama epitelio celular transicional o urotelio.

El carcinoma urotelial o la célula transicional, el tipo más común de cáncer de vejiga,

comienza en esta capa cuando una célula anormal crece fuera de control.

A medida que las células del cáncer se multiplican, se forma un tumor.

El tumor puede formar un bulto dentro de su vejiga, o invadir de forma más profunda en la pared de la vejiga.

Antes del procedimiento, se le colocará una vía intravenosa o IV.

Usted puede recibir antibióticos vía intravenosa para disminuir la posibilidad de infecciones.

Se le administrará anestesia general.

Se le insertará un tubo respiratorio por la boca y en la tráquea para ayudarle a respirar durante la operación.

Se le insertará un catéter de Foley en la vejiga para drenar la orina.

Su cirujano realizará una pequeña incisión cerca de su ombligo, e insertará un tubo plástico llamado puerto.

Se bombeará gas dióxido de carbono a su abdomen a través de este puerto.

El gas inflará su abdomen, lo que le dará al cirujano más espacio para ver y mover las herramientas quirúrgicas.

Después de inflar su abdomen, se insertará una cámara de alta definición en este puerto.

Su cirujano realizará incisiones adicionales del puerto para instrumentos robóticos así como para instrumentos usados por los asistentes junto al paciente.

Un asistente insertará todas las herramientas robóticas por estos puertos.

A diferencia de los instrumentos laparoscópicos estándar, estas herramientas pueden rotar 360 grados y tienen mayor flexibilidad que la muñeca humana.

Sentado en una consola especial,

su cirujano operará los brazos robóticos y la cámara con controles tipo "joystick" y pedales a pie.

Una computadora traducirá los movimientos exactos de los dedos de su cirujano en movimientos precisos de las herramientas quirúrgicas.

A la vez, un sistema de visión de alta definición ofrecerá una vista estereoscópica aumentada en tres dimensiones del área quirúrgica.

Con los brazos robóticos en posición, su cirujano cortará ambos uréteres cerca de la conexión con su vejiga.

Luego se cortará cada conducto deferente.

Luego, el cirujano cortará su uretra justo debajo de la próstata.

Estos cortes liberan su vejiga y próstata para que se puedan quitar.

Los nódulos linfáticos cercanos a su vejiga y próstata serán quitados para determinar si su cáncer se ha diseminado.

Debido a que se ha quitado su vejiga,

su cirujano deberá reconstruir un nuevo trayecto para pasar la orina desde su cuerpo.

Su cirujano creará este nuevo trayecto usando una sección de su intestino delgado en uno de tres modos.

Si usted recibe un conducto ileal,

un extremo de la sección intestinal se unirá a la superficie de su abdomen, llamado estoma.

Su cirujano sellará el otro extremo y unirá su uretra a este.

Su orina drenará a una bolsa unida al estómago.

Si usted recibe un depósito de continencia urinaria, su cirujano realizará una bolsa expandida de una sección de su intestino.

Su orina drenará a través de un catéter al estoma.

Si recibe una neovejiga, o un sustituto de vejiga,

su cirujano realizará un depósito de una sección de su intestino y lo colocará donde solía estar su vejiga.

Su cirujano conectará la parte superior de esta vejiga a sus uréteres y la parte inferior a su uretra.

Usted orinará contrayendo los músculos abdominales, lo cual creará presión en su neovejiga para vaciarla.

Al final del procedimiento, se cerrarán las pequeñas incisiones con puntos de sutura, grapas, pegamento quirúrgico o con vendajes de cierre.

Después del procedimiento, se le retirará el tubo respiratorio y se lo trasladará al área de recuperación para controlarlo.

Le darán medicamentos para el dolor si fuese necesario.

Usted puede continuar recibiendo antibióticos por vía intravenosa.

La mayoría de los pacientes son dados de alta del hospital siete o diez días después del procedimiento.

Si usted recibió una neovejiga, su catéter se quitará siete días después del procedimiento.