Skip to main content
Menu

Síndrome del intestino irritable (SII)


Transcripción

El síndrome del intestino irritable (IBS, por sus siglas en inglés), es una condición crónica que afecta el intestino grueso.

El intestino grueso, también llamado colón, incluye el ciego, el colon ascendente, el colon transverso, el colon descendente, el colon sigmoide, el recto y el canal anal.

La pared muscular del colon se contrae de una manera rítmica, llamada peristalsis o peristaltismo, para movilizar el contenido intestinal hacia el recto.

A medida que se contrae, el colon absorbe el agua y los nutrientes de los alimentos parcialmente digeridos que se mueven a través de él.

El material de desecho, llamado heces, se almacena en el recto hasta que es eliminado a través del ano, mediante movimientos intestinales.

Cuando padece de IBS, las contracciones de su colon no son normales.

En algunos casos, las contracciones provocan que los alimentos pasen demasiado rápido a través de su colón.

Como resultado de esto, el colon no tiene el tiempo necesario para absorber la mayor parte del agua de los alimentos.

Esta afección produce heces acuosas y diarrea. En otros casos, las contracciones hacen que los alimentos pasen de manera muy lenta.

Como resultado, el colon absorbe demasiada agua de los alimentos. Esta afección produce heces duras y estreñimiento.

No está claro por qué el colon se contrae de manera anormal.

Sin embargo, si usted padece de IBS, su colon puede ser más sensible a ciertos factores, tales como el estrés, que parecen no afectar a la mayoría de las personas.

Otros síntomas del IBS incluyen el dolor y malestar abdominal, hinchazón, gases y retortijones.

Usted puede manejar los síntomas del IBS por medio de una combinación de cambios en la dieta, manejo del estrés y el uso de medicamentos.

El comer alimentos con alto contenido de fibra crea heces más blandas y voluminosas, que pueden prevenir las contracciones espásticas de colon.

La fibra también ayuda a aliviar el estreñimiento. Las terapias de manejo del estrés, tales como la hipnoterapia y el yoga, pueden ayudarlo a aliviar sus síntomas.

Su médico le puede recetar medicamentos para ayudarlo a manejar los síntomas, tales como fármacos contra el estreñimiento para regular los movimientos del intestino,

antiespasmódicos para minimizar los espasmos musculares y reducir el dolor, o sedantes y antidepresivos para aliviar la ansiedad y mejorar su estado de ánimo.