Skip to main content
Menu

Radioterapia de intensidad modulada (RIM)


Transcripción

Su médico puede recomendar una radioterapia de intensidad modulada,

un procedimiento que trata ciertas formas de cáncer, para matar las células cancerígenas o controlar su crecimiento.

Las células del cuerpo crecen y se dividen como parte del ciclo celular normal. El núcleo de la célula controla este proceso.

Dentro de cada núcleo, un material genético, llamado ADN, contiene las instrucciones para dirigir este proceso.

A veces el ADN de la célula se daña.

Normalmente el ADN responde al repararse por sí misma o ordena a la célula morir.

Sin embargo, en el cáncer, las partes del ADN de la célula que dirigen la división de las células se dañan.

Cuando estas secciones quedan dañadas, el ADN no puede repararse.

En su lugar, el ADN sin reparar causa que la célula crezca y se divida sin control en más células dañadas, llamas células cancerígenas.

Un tumor se forma mientras las células cancerígenas se multiplican y se dispersan como las células normales.

La radiación mata las células cancerígenas al infligir un gran daño a su ADN.

El tumor se encoge mientras las células dejan de dividirse y mueren.

Si el tumor está en su cabeza, su terapeuta de radiación puede hacer un marco de malla

o colocarle una máscara que lo mantendrá ubicado correctamente durante la RIM.

O tendrá tatuajes pequeños permanentes para ayudar a alinear la RIM.

Luego, su terapeuta hará una TC de su cabeza para tener una imagen detallada de su tumor y sus bordes.

Su médico usará los resultados para especificar la forma tridimensional de su tumor y tejidos vitales cercanos.

La forma, tamaño, tipo y ubicación del tumor ayuda al médico a determinar cuánto

debe ajustarse el haz de la RIM para darle al tumor y evitar dañar el tejido sano.

Durante su procedimiento, un acelerador lineal médico arrojará un haz de rayos X a su tumor

Una computadora dentro del acelerador ajustará el haz con un dispositivo llamado colimador.

El colimador ajustará o modulará la intensidad, dirección y forma del haz de radiación.

Esta característica permite que dosis altas de radiación sean enviadas al tumor mientras evitan dañar el tejido saludable circundante.

Usted puede recibir muchos tratamientos de radiación durante días o semanas.

Esto permite que su cuerpo se recupere entre los tratamientos y mate tantas células cancerígenas como sea posible.

Los efectos secundarios son normalmente suaves y ocurren solo en el área de tratamiento. Los efectos secundarios comunes incluyen:

irritación cutánea localizada, pérdida de cabello localizada o inflamación e hinchazón cerca de la ubicación del tumor.