Skip to main content
Menu

Gota


Transcripción

La gota es una enfermedad artrítica de las articulaciones causada por un exceso de ácido úrico en el cuerpo.

Generalmente, el hígado procesa diversas sustancias en el cuerpo,

incluyendo las purinas, que son componentes del material genético encontrado tanto dentro de sus células como en algunos alimentos que usted ingiere.

Cuando el hígado metaboliza las purinas, se produce un producto de desecho llamado ácido úrico.

Su cuerpo elimina este desecho a través de los riñones, que lo retiran de la sangre.

Cuando el hígado produce demasiado ácido úrico o sus riñones no eliminan suficiente ácido úrico de su cuerpo,

se acumula un exceso de dicho ácido úrico en su sangre, dando como resultado una afección llamada hiperuricemia.

Las bebidas con cafeína afectan la función de eliminación de desechos de sus riñones incrementando la producción de orina,

lo que elimina de forma excesiva el agua de su organismo, provocando una afección llamada deshidratación.

La deshidratación puede producir una mayor concentración de ácido úrico en los fluidos corporales.

Cuando la concentración de ácido úrico es demasiado alta debido a cualquiera de estas fuentes, ya no se puede disolver.

El exceso de ácido úrico empieza a formar cristales aciculares (en forma de agujas) dentro de sus articulaciones, con mayor frecuencia en el dedo gordo del pie.

La formación de los cristales de ácido úrico conlleva a una respuesta inflamatoria.

Los glóbulos blancos del sistema inmune atacan a los cristales de ácido úrico,

provocando dolor e inflamación de la articulación. A esto se le llama un ataque agudo de gota.

Si no es tratado, los niveles elevados de ácido úrico pueden dar lugar a depósitos llenos de bultos de dicho ácido úrico alrededor de la articulación, llamados tofos,

provocando dolor adicional y la desfiguración de la articulación.

El tratamiento para el ataque agudo de gota incluye: la colchicina para prevenir o reducir la inflamación articular;

los medicamentos antiinflamatorios no esteroides para reducir el dolor y la inflamación, incluyendo la aspirina, ibuprofeno, tales como Advil, Motrin o Nuprin;

y el naproxeno, tales como Aleve o Naprosyn; y los medicamentos esteroides, tal como la Prednisona.

El tratamiento para la gota crónica incluye: los medicamentos que promueven la excreción del ácido úrico

y aquellos medicamentos que inhiben la producción de ácido úrico en su cuerpo.

Los cambios en su estilo de vida para prevenir la gota recurrente o crónica incluyen: reducir las carnes rojas y mariscos de su dieta,

limitar el consumo de alcohol con alto contenido de purinas, limitar el consumo de bebidas cafeinadas,

hacer ejercicios de forma regular e ingerir bastante agua.