Skip to main content
Menu

Desbridamiento quirúrgico


Transcripción

Su médico realizará el desbridamiento quirúrgico para extirpar el tejido muerto del interior y alrededor de su herida.

Las heridas pueden producirse por diversas razones, tales como: lesiones, quemaduras, escaras, también llamadas úlceras por presión o úlceras de decúbito, e incisiones quirúrgicas infectadas.

Los tejidos muertos, dañados o contaminados pueden poner en peligro la circulación hacia la herida. Además, los tejidos enfermos son propensos a la infección.

Los tejidos muertos provocan el crecimiento de bacterias, que compiten con las células de crecimiento para obtener nutrientes e interfieren con el proceso de cicatrización.

Los tejidos sanos de la herida pueden infectarse. La infección puede convertirse en una bolsa de pus llamada absceso que impide la cicatrización de las heridas.

Una herida como resultado de una quemadura puede formar una costra endurecida de tejido muerto, llamada escara, que puede evitar el crecimiento de tejido sano y la cicatrización.

Antes de su procedimiento, su médico adormecerá el área alrededor de su herida con anestecia local. Para un desbridamiento más amplio, usted recibirá anestesia general.

Para empezar, su médico puede utilizar soluciones salinas o desinfectantes para lavar o irrigar su herida.

Luego, su médico evaluará la profundidad de la herida, revisando el alcance del tejido muerto.

Su médico puede quitar el borde de los tejidos de alrededor de la herida, para generar un margen limpio de tejido sano y mejorar la cicatrización.

Al final de su procedimiento, su médico le colocará una venda seca en su herida a fin de controlar cualquier sangrado.

Él o ella también puede cubrir la herida con gasa húmeda para estimular la cicatrización.

Después de su procedimiento, usted deberá seguir las indicaciones de cuidado de la herida con mucha cuidado.

Asegúrese de proteger su herida de cualquier golpe, y mantener la herida y las gasas limpias y secas.