Skip to main content
Menu

Síndrome de Dolor Regional Complejo (CRPS) También Conocido Como Distrofia Simpática Refleja (RSD)


Transcripción

Síndrome de dolor regional complejo o CRPS (por sus siglas en inglés), anteriormente conocido como distrofia simpática refleja, o RSD (por sus siglas en inglés),

es una afección crónica que causa dolor persistente y con ardor así como hinchazón en los brazos, manos, piernas o pies.

La respuesta normal de su cuerpo a una lesión comienza cuando los receptores del dolor transmiten mensajes de dolor en forma de impulsos nerviosos al cerebro.

Una vez que estos impulsos llegan a los centros de dolor en el cerebro, éstos generan nuevos impulsos y los envian a través del sistema nervioso simpático a la zona de la lesión.

Los impulsos simpáticos desencadenan una respuesta inflamatoria, que provoca la expansión de los vasos sanguíneos.

La respuesta inflamatoria también lleva a la hinchazón y el enrojecimiento en el tejido dañado.

A medida que su herida cicatriza, la hichazón y el enrojecimiento disminuyen, y el dolor desaparece.

Sin embargo, si usted padece de síndrome de dolor regional complejo, el dolor y la hinchazón no desaparece después de la cicatrización de la herida, y podría empeorar con el tiempo.

Aunque la causa exacta se desconoce, una teoría sugiere que después de la lesión se haya cicatrizado, los impulsos anormales continúan viajando a lo largo de los nervios

hacia su piel y los vasos sanguíneos, estimulando la respuesta inflamatoria.

Existen dos tipos de síndrome de dolor regional complejo, aunque los síntomas son los mismos para ambos.

Si usted padece de SDRC I, su afección puede haber sido provocada por una enfermedad o lesión, pero usted no tiene una lesión del nervio en la zona afectada.

Si usted padece CRPS II, su afección está claramente relacionada a una lesión del nervio en la zona afectada.

El tratamiento del síndrome de dolor regional complejo se centra en el tratamiento del dolor, ya que no hay cura para esta afección.

Las opciones de tratamiento pueden incluir medicamentos, terapia física, bloqueo nervioso, implantación de un dispositivo que controla el dolor, cirugía y apoyo psicosocial.