Skip to main content
Menu

Reemplazos de Cadera Total Anterior Directos Mínimamente Invasivos (THR)


Transcripción

Su cadera consta de dos partes principales que se unen como una esfera y una cavidad:

la cabeza femoral en la parte superior de la pierna y el acetábulo en su pelvis.

El cartílago entre la cabeza femoral y el acetábulo provee una amortiguación entre los huesos y permite un movimiento suave.

Un reemplazo total de la pelvis se realiza en general cuando un daño grave de artritis o lesión dificulta

el desarrollo de las actividades diarias sin dolor severo ni rango de movimiento limitado.

Durante el procedimiento, la cabeza femoral y el acetábulo se reemplazan con elementos artificiales llamados prótesis.

Una prótesis de cadera artificial consta de una copa, llamada componente acetabular y un vástago y esfera, llamado componente femoral.

Antes de su procedimiento, recibirá líquidos intravenosos, antibióticos y medicamentos para ayudarlo a relajarse.

Los reemplazos de cadera total anterior invasivo más mínimos se realizan durante la anestesia espinal, por lo que estará despierto durante su operación,

pero no sentirá el dolor. Es posible que se le coloque un catéter en la vejiga para drenar la orina.

Debido a que la pérdida de líquidos y sangre puede ser significativa, se preparará sangre de reserva en caso de que necesite una transfusión.

Puede tener la oportunidad de recolectar y almacenar su propia sangre como preparación para su cirugía.

Durante un procedimiento de reemplazo de cadera total anterior directa, se acostará boca arriba en una mesa especializada,

lo que permitirá a su cirujano realizar esta operación mínimamente invasiva. Sus pies se colocarán en botas adjuntas a la mesa,

lo que permitirá a su cirujano colocar sus piernas según sea necesario para ganar acceso a su articulación de cadera durante su operación.

Se puede utilizar una máquina de fluoroscopía durante el procedimiento para ayudar a su cirujano a colocar su prótesis con más exactitud.

Su cirujano comenzará al realizar una incisión de 3 a 6 pulgadas cerca de su ingle.

Esta incisión es significativamente más pequeña que aquella realizada durante los procedimientos de reemplazo total de cadera.

Luego empujará dos músculos para exponer la cápsula articular.

No se quiebran ni separan músculos durante este procedimiento.

Después de la incisión de la cápsula articular, su cirujano dislocará la cabeza femoral del acetábulo.

Luego eliminará cualquier cartílago o hueso dañado en el acetábulo, volverá a dimensionar el receptáculo acetabular,

y se ajustará la prótesis acetabular en su lugar usando cemento especial o tornillos.

Dirigiéndose al fémur, su cirujano eliminará la cabeza femoral,

dará forma al fémur restante para ajustar el vástago protésico y ajustará el componente femoral usando cemento u otras técnicas.

Una vez que ambos componentes estén firmemente en su lugar, el cirujano deslizará la cabeza femoral prostética en su contraparte acetabular,

probará el movimiento de su nueva articulación de cadera y verificará que esté colocada en forma correcta con una radiografía.

Su cirujano luego cerrará la cápsula articular y reposicionará sus músculos.

Le colocará un drenaje en su cadera para eliminar el líquido en exceso

y cerrará la incisión con puntos o grapas.

Después de su procedimiento, lo enviarán al área de recuperación posquirúrgica para control.

Seguirá con líquidos y antibióticos intravenosos durante un período de tiempo corto y recibirá analgésicos, según sea necesario.

Si se colocó un catéter, se eliminará.

A fin de evitar que se formen coágulos de sangre en su pierna, se le dará un anticoagulante,

se le solicitará usar medias de compresión y se fomentará que empiece a caminar lo más pronto posible, en un principio con un andador o bastón.

Su médico usará un dispositivo de compresión secuencial en sus piernas o pies para disminuir más la posibilidad

de desarrollar un coágulo de sangre, llamado trombosis venosa profunda (TVP) en las venas de sus piernas.

No son necesarias las precauciones con las caderas. Puede sentarse, hacer flexiones y cruzar sus piernas, siempre que lo desee.

Se le dará el alta del hospital después de que suba y baje las escaleras, por lo general después de 2 a 4 días.

El enfoque previo evita el corte de cualquier músculo de las caderas, que pueda derivar en:

mayor estabilidad de articulación, menor riesgo de dislocación, menor dolor y recuperación más rápida.