Skip to main content
Menu

Reparación Laparoscópica de Hernia Laparatómica Ventral


Transcripción

Su médico puede recomendarle una cirugía laparoscópica para reparar una hernia incisional o ventral.

Una hernia ventral puede verse como una protuberancia anormal debajo de la piel de su abdomen.

La protuberancia puede estar en sus intestinos, que están ubicados dentro de su abdomen.

Una membrana fina llamada peritoneo cubre la mayor parte de sus órganos abdominales, incluyendo sus intestinos.

Sus músculos abdominales rodean el peritoneo y su piel cubre la pared abdominal. Estas tres capas amortiguan y protegen sus órganos internos.

Si usted ha tenido una cirugía abdominal en el pasado, puede aparecer una hernia laparatómica ventral en el lugar de la cicatriz de la cirugía.

Aquí su intestino empuja a través del lugar debilitado en el tejido entre sus músculos abdominales, creando una protuberancia debajo de su piel.

El tejido peritoneal que rodea el intestino herniado se llama saco de hernia.

Si su hernia no se repara, pueden ocurrir complicaciones.

Por ejemplo, la apertura de la hernia puede atrapar una curva de su intestino que puede bloquear de manera parcial o total el pasaje de su contenido, lo que resulta en una condición llamada obstrucción intestinal.

Puede experimentar síntomas tales como dolor, vómito y constipación.

La obstrucción intestinal puede causar la estrangulación, una condición en la que el flujo sanguíneo de su intestino se corta. Como resultado, un segmento de su intestino puede morir.

Antes del procedimiento, se le colocará una vía intravenosa y posiblemente se le administre un sedante para ayudarlo a relajarse.

Se le administrará anestesia general que lo dormirá mientras dura la operación.

Se le insertará un tubo respiratorio de manera temporal por la boca hasta la garganta que le ayudará a respirar durante la operación.

Es posible que también se le coloque un catéter en la vejiga para drenar la orina.

Para comenzar el procedimiento, su cirujano realizará una pequeña incisión en su abdomen.

Luego colocará un tubo pequeño, llamado puerto, dentro de la incisión.

Luego su cirujano bombeará gas de dióxido de carbono a través del puerto en su abdomen, expandiéndolo para poder ver sus órganos abdominales más fácilmente.

Luego, su cirujano realizará otra incisión cerca de su ombligo e insertará otro puerto pequeño.

A través de este puerto su cirujano insertará un laparoscopio que es una cámara pequeña que proyecta imágenes en un monitor de TV para guiar el trabajo del cirujano.

Mientras revisa la superficie interior de su abdomen, su cirujano realizará dos incisiones más e insertará dos puertos más.

Luego, su cirujano insertará instrumentos quirúrgicos angostos a través de estos puertos para comenzar la reparación.

Se quitará el tejido de cicatrices de operaciones previas, si fuese necesario.

Luego, su cirujano cortará el saco de hernia lo que permitirá que su intestino regrese a su ubicación correcta en su abdomen.

Su cirujano luego coserá un trozo de malla sobre la parte débil en su pared abdominal para impedir que el intestino resbale por la abertura.

Su cirujano examinará el área en busca de sangrado u otro daño y realizará las reparaciones necesarias.

Se dejará en el lugar una válvula del puerto durante un corto tiempo para permitir que todo el dióxido de carbono salga del abdomen.

Finalmente, su cirujano quitará los instrumentos y cerrará las incisiones con suturas o grapas.

Después de la cirugía, se le retirará el tubo respiratorio y el catéter y se lo trasladará al área de recuperación para controlarlo.

Le darán medicamentos contra el dolor si fuese necesario.

Cuando pueda beber líquidos, le quitarán la vía intravenosa.

Podrá irse a casa el mismo día o permanecer una noche en el hospital.

Para ayudar a curar su hernia, deberá evitar levantar objetos pesados, agacharse y doblarse durante varias semanas después del procedimiento.