Skip to main content
Menu

Aneurisma Aórtico y Disección


Transcripción

La aorta es la arteria más larga en su cuerpo.

Su corazón bombea sangre con oxígeno fresco a su aorta para enviar el oxígeno y los nutrientes a todos sus órganos y tejidos.

Su aorta está divida en dos secciones principales, la aorta torácica y la aorta abdominal.

La aorta torácica tiene cuatro partes, la raíz aórtica, la aorta ascendente, arco aórtico y la aorta descendente.

La pared de su aorta está compuesta por tres capas que la hacen resistente,

la capa interna o íntima, la capa media, y la capa externa o adventicia.

La capa media muscular elástica previene que su presión arterial rompa la pared.

Con el paso del tiempo, las enfermedades degenerativas pueden causar que se rompa la capa media, debilitando así la pared de su aorta.

El bombeo de la sangre contra el área debilitada puede hacer que sobresalga como un globo.

Cuando esta condición ocurre en su pecho, se le llama aneurisma de aorta torácica.

Estos aneurismas pueden ocurrir en uno de varios lugares, incluyendo la raíz aórtica, la aorta ascendente o la aorta descendente.

La mayoría de los aneurismas torácicos no tienen síntomas, sin embargo, cuando llegan a grandes tamaños pueden aparecer varios síntomas,

dependiendo de la gravedad y la ubicación del aneurisma.

Los síntomas de los aneurismas torácicos estables pueden incluir, falta de aire,

dolor de pecho, abdominal o de espalda, dificultad al tragar y ronquera.

Si el aneurisma se rompe, o se disecciona, aparecerán síntomas más dramáticos, incluyendo sensación de desgarro en el pecho,

dolor intenso en la espalda entre los omóplatos, mareos y dificultad al caminar y hablar.

Si tiene estos síntomas, debe buscar inmediatamente atención médica, ya que esta condición es potencialmente mortal.

El bombeo de la sangre contra las paredes aórticas débiles pueden llegar a ser otra condición potencialmente mortal,

llamada disección aórtica, la cual puede o no puede ocurrir dentro de una aneurisma.

La mayoría de las disecciones aórticas comunes empiezan con el daño de la capa interna o íntima.

La sangre avanza a través de la ruptura de la íntima,

separándola de la media, causando sangrado dentro de la pared de su aorta.

Como resultado, un colgajo, llamado septo, se forma entre el verdadero canal aórtico y el canal falso.

Desde aquí, la sangre puede atravesar la capa exterior de la pared aórtica, causando una condición potencialmente mortal inmediata,

o puede reingresar la aorta a través de otro desgarro en la íntima.

Con el paso del tiempo, los coágulos de sangre pueden formarse en el canal falso.

Una disección aórtica puede ser clasificada de acuerdo a su ubicación y la duración de los síntomas.

En el sistema Stanford, si usted tiene una disección aórtica en su aorta ascendente, se le llama disección Tipo A.

A todas las otras disecciones se les llama Tipo B.

El síntoma más común de la disección de aorta torácica es un dolor agudo o punzante en el pecho, normalmente es repentino y grave.

Si tiene una disección Tipo A, usted está más propenso a sentir dolor en su pecho.

Si tiene una disección Tipo B, usted está más propenso a sentir dolor en su espalda que en su pecho.

Si tiene estos síntomas, debe buscar atención médica inmediatamente, ya que esta condición puede ser potencialmente mortal.