Skip to main content
Menu

Reconstrucción del Ligamento Cruzado Anterior (ACL)


Transcripción

El ligamento cruzado anterior, o ACL (por sus siglas en inglés), es uno de los cuatro ligamentos principales que conecta el fémur con la tibia. El ACL proporciona estabilidad cuando usted mueve la rodilla.

Se puede producir un desgarro del ACL si la articulación de la rodilla sobre rota, o si usted recibe un golpe directo en la parte delantera de la rodilla

Si el ACL se desgarra por completo, el médico le puede recomendar una cirugía para repararlo.

Antes del procedimiento, recibirá anestesia raquídea, que adormecerá su cuerpo desde el pecho hacia la parte inferior,

o anestesia general, la que lo mantendrá dormido durante el procedimiento.

Durante el procedimiento artroscópico, el cirujano hará unas pequeñas incisiones alrededor de la rodilla,

a través de las cuales insertará instrumentos quirúrgicos, incluso una cámara. La cámara transmitirá imágenes a un monitor de TV, las que el cirujano verá durante el procedimiento.

Primero, el cirujano quitará las partes restantes del desgarro del ACL de su rodilla.

Luego, extraerá parte del tendón rotuliano para utilizar como injerto u obtener tejido donante.

El cirujano creará puntos de unión para el injerto mediante la perforación de un pequeño túnel en el extremo de la tibia y luego otro en el extremo del fémur.

El cirujano ubicará un extremo del injerto del tendón rotuliano en el túnel tibial. Luego, levantará el injerto a través de la articulación de la rodilla y

hacia el túnel femoral para crear un nuevo tendón ACL.

Por último, el cirujano ubicará pequeños tornillos en los túneles en cada extremo del nuevo ACL para mantenerlo en su lugar.

Durante las próximas 6 a 8 semanas, el crecimiento óseo rellenará estos túneles y estabilizará el injerto.

Al final del procedimiento, el médico quitará los instrumentos y cerrará las incisiones. Este procedimiento generalmente dura entre 2 a 2 ½ horas.

Luego del procedimiento, usted pasará a la sala de recuperación durante 2 a 3 horas, y posteriormente regresará a su casa. Probablemente necesite una rodillera ortopédica y muletas durante 1 a 4 semanas.

El tratamiento físico supervisado comenzará 2 o 3 días después de la cirugía y continuará durante 6 a 10 semanas.

Después de este tiempo, continúe con tratamiento autodirigido el tiempo que sea necesario. Un ACL reconstruido tarda aproximadamente 9 meses en curarse completamente.

Debería evitar deportes de contacto, de raqueta y otros deportes que requieran cambios de dirección rápida hasta obtener la aprobación de su médico.