Skip to main content
Menu

Angioplastia transluminal percutánea no cardiaca


Transcripción

Angioplastía transluminal percutánea no cardiaca

Un cirujano realizará una angioplastía transluminal percutánea no cardiaca, o NCPTA, para restaurar el flujo sanguíneo en una arteria obstruida por la placa aterosclerótica.

Los depósitos de grasa, denominados placas ateroscleróticas, pueden acumularse en las arterias, estrechando el pasillo e interfiriendo con el flujo sanguíneo.

Esta obstrucción arterial se denomina estenosis.

El flujo insuficiente de sangre a un tejido generalmente causa dolor.

Una angioplastía transluminal percutánea no cardiaca se realiza únicamente cuando su condición no ha respondido a las opciones menos invasivas de tratamiento, como cambios en el estilo de vida y medicamentos.

Para empezar el procedimiento, se le ubicará en una mesa equipada con un fluoroscopio.

Un fluoroscopio es capaz de tomar imágenes de rayos x de varias partes del cuerpo desde múltiples ángulos.

El médico adormecerá la piel alrededor de donde se insertará el catéter.

Debido a que las arterias de la pierna son de más fácil acceso, la arteria femoral en la ingle sirve como sitio de inserción en la mayoría de los casos.

Inicialmente, el médico tendrá acceso a la arteria insertando una aguja hueca a través de la cual pasa el catéter de globo con filtro.

Mirando en la pantalla fluoroscópica, el médico avanzará cuidadosamente el catéter hasta posicionarlo en la arteria que va a ser tratada e inyectará un colorante especial.

Este colorante permite que el fluoroscopio tome imágenes de rayos x, llamados angiogramas, que le permite al médico identificar la ubicación exacta de las obstrucciones.

Luego, el médico moverá el catéter hasta que el globlo desinflado en su punta se encuentre posicionado en el lugar de la estenosis.

Luego, inflando y desinflando rápidamente el globo, el médico empujará cuidadosamente la placa y la pared del vaso hacia un lado, restableciendo parcialmente el flujo sanguíneo.

Se puede repetir este procedimiento para cualquier obstrucción adicional.

En algunos casos, el médico puede colocar un stent, que es una malla de alambre que permanece en la arteria para mantenerla abierta.

Para desarrollar este procedimiento, el médico colocará un stent hundido sobre el globo desinflado en la punta del catéter.

Cuando se infla el globo, el stent se expande y encaja en su lugar.

Al final del procedimiento, el médico retirará el catéter a través del sitio original de la inserción.

Después del procedimiento, se colocará una venda de presión en el lugar de inserción del catéter y se le pedirá que permanezca tendido para prevenir hemorragias.

Será monitoreado cuidadosamente en el área de recuperación para asegurarse de que el fluído sanguíneo se mantiene a través de la arteria afectada.

A la mayoría de los pacientes se les da de alta el mismo día de su procedimiento, pero algunos permanecen en el hospital entre 1 y 2 días para observación.