Skip to main content
Menu

Incontinencia urinaria de esfuerzo


Transcripción

La incontinencia urinaria es una pérdida involuntaria de orina.

Si las terapias menos invasivas no mejoran los síntomas, el médico puede recomendar cirugía para este problema común.

El sistema urinario incluye: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra

La orina, que consta de agua y residuos filtrados, fluye a través de los uréteres hasta la vejiga urinaria, un órgano muscular expandible donde se almacena la orina.

Durante la micción, la orina sale del cuerpo a través de la uretra.

Los músculos especiales que se encuentran en la base de la vejiga, denominados esfínteres, ayudan a controlar la liberación de la orina ya sea relajando para iniciar el flujo o contrayendo para detener el flujo.

La mayoría de cirugías que se realizan sin complicaciones toman alrededor de una hora y requieren anestesia general o espinal.

En una suspensión abdominal de vejiga abierta, el cirujano empezará realizando una incisión en el abdomen sobre la vejiga.

Luego, el cirujano suturará la uretra y el cuello vesical próximo a la pared del hueso pélvico u otras estructuras cercanas.

Al cambiar la ubicación y el ángulo de la uretra, la orina tiene menos tendencia a fluir fácilmente bajo presión.

Como una alternativa a la cirugía abierta, algunas veces se realiza suspensión laparoscópica de la vejiga.

En un proceso laparoscópico, se inserta un endoscopio con linterna, cámara y pequeños instrumentos quirúrgicos mediante incisiones diminutas en el abdomen.

En un procedimiento de cabestrillo, el cirujano comenzará realizando dos pequeñas incisiones. Una en la vagina y otra en el abdomen.

La incisión vaginal dejará a la vista la uretra y la vejiga próxima. La incisión abdominal dejará a la vista una pieza resistente de tejido cerca a la superficie llamada fascia del recto.

Luego, el cirujano unirá un extremo del cabestrillo, hecho del propio tejido o material sintético, bajo la uretra y cerca a la vejiga.

Unirá el otro extremo alrededor de la fascia del recto para crear un soporte tipo hamaca para la uretra.

Al final del procedimiento, el médico suturará las incisiones.

Algunas veces, insertará un catéter para ayudar a drenar la vejiga hasta que pueda orinar fácilmente por su cuenta.

Después del procedimiento, usted será trasladado al área de recuperación para controlarlo y se le suministrarán antibióticos y otros medicamentos, según sea necesario.

Permanecerá en el hospital de uno a tres días si tiene un procedimiento de suspensión de vejiga abierta.

Si tiene un procedimiento laparoscópico, probablemente regrese a su casa el mismo día de la cirugía.