Skip to main content
Menu

Biopsia de higado


Transcripción

Su médico puede obtener una biopsia de hígado para determinar la causa de la enfermedad hepática así como la magnitud del daño.

El hígado está ubicado en la parte superior derecha del abdomen justo debajo del diafragma.

Se encuentra casi totalmente dentro de la caja torácica, lo cual brinda cierta protección al órgano.

El hígado es fundamental para la digestión y el metabolismo. Sus diversas funciones incluyen producir bilis, que es necesaria para la absorción de grasas, producir proteínas a partir de los aminoácidos,

acumular grasas para su almacenamiento o transporte en la sangre, regular los niveles de azúcar en la sangre, y procesar sustancias tales como el alcohol y las drogas.

Es posible que se indique una biopsia de hígado para determinar la causa de: pruebas de función hepática anormales, hinchazón o agrandamiento del hígado,

e ictericia, la decoloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos que se desarrolla cuando la bilirrubina sérica se encuentra elevada. Usualmente la bilirrubina es metabolizada por el hígado.

Estas señales y síntomas pueden presentarse debido a diversas condiciones hepáticas, que incluyen: cirrosis, hepatitis, o cáncer.

Antes del procedimiento, se le colocará una vía intravenosa y posiblemente se le administre un sedante para ayudarlo a relajarse.

La biopsia de hígado se realiza con anestesia local, por lo que usted estará despierto durante el procedimiento.

Se le pedirá que se eche boca arriba con el brazo derecho encima de su cabeza. Deberá mantenerse lo más quieto posible durante el procedimiento.

El pulmón derecho y la vesícula se encuentran cerca al hígado, y moverse podría dañar estos órganos.

Su médico determinará la ubicación de su hígado por medio de un ultrasonido o golpeando suavemente su abdomen con las yemas de sus dedos.

Después de limpiar el área del lugar de la biopsia con un antiséptico, su médico inyectará anestesia local para adormecer la piel y la superficie del hígado.

Una vez que la piel esté adormecida, su médico realizará un pequeño corte con un bisturí quirúrgico. Es ahí donde se introducirá la aguja.

Su médico hará avanzar con cuidado la aguja de biopsia hacia la superficie del hígado.

Luego, su médico le pedirá que aguante la respiración mientras hace avanzar la aguja hacia el interior del hígado y obtiene la muestra del tejido.

Tan pronto como se obtenga la biopsia, usted podrá respirar con normalidad.

Es posible que tenga una sensación momentánea en su hombro derecho durante o justo después de la biopsia.

Algunos pacientes sienten dolor y necesitan medicamentos adicionales, los cuales son provistos por su médico en caso sea necesario.

Luego, se aplicará presión en el lugar de la biopsia para detener cualquier sangrado y se le colocará una venda en la incisión.

Deberá recostarse sobre su lado derecho por lo menos durante una hora después de la biopsia.

Después del procedimiento, se controlará de cerca su presión sanguínea y ritmo cardiaco.

Después de recostarse sobre su lado derecho por una hora o dos, se le pedirá que se eche boca arriba por lo menos durante tres horas adicionales.

Las biopsias de hígado se consideran procedimientos ambulatorios. Si no hay complicaciones, se le dará de alta entre 4 y 8 horas después del procedimiento.