Skip to main content
Menu

broncoscopio


Transcripción

Su médico puede llevar a cabo una broncoscopia para buscar y diagnosticar problemas dentro de sus pulmones.

Su nariz y boca son puntos de entrada para que el aire ingrese y salga de sus pulmones a través de su tráquea, o tubo aéreo, y tubos bronquiales.

Con cada respiración, sus pulmones inhalan oxígeno y exhalan dióxido de carbono.

Este intercambio de gases es la forma en que su cuerpo hace que su sangre se oxigene.

Una broncoscopia se puede realizar para: buscar, y posiblemente recuperar, un objeto extraño que pudo haber sido inhalado en lugar de haber sido ingerido,

investigar una tos persistente, o una tos con expectoración de sangre, obtener una muestra de mucosidad, tejido o líquido del interior de sus pulmones,

o evaluar una radiografía de tórax o tomografía computarizada anormal.

Antes de someterse al procedimiento, recibirá un medicamento para ayudarlo a relajarse y reducir la tos.

Se insertará una vía intravenosa para administrar medicamentos adicionales.

Se controlará su corazón y presión arterial, y se le dará oxígeno adicional durante el procedimiento.

Se le administrará anestesia local para adormecer su garganta o anestesia general.

Durante el procedimiento, su médico deslizará lentamente un broncoscopio a través de su nariz o boca, pasará por su garganta,

cuerdas vocales, tráquea, hasta llegar a sus tubos bronquiales.

El médico examinará cuidadosamente las paredes de sus vías respiratorias y posiblemente tome muestras para un examen de laboratorio o retire el objeto extraño.

Después del procedimiento, será trasladado a un área de recuperación.

Si se tomó una biopsia, probablemente se le tomará una radiografía de tórax antes que abandone el hospital.

Su médico enviará toda muestra de mucosidad, líquido o biopsia que se extrajo de sus pulmones a un laboratorio para ser examinada;

los resultados deben estar disponibles en una semana.