Skip to main content
Menu

Reemplazo de la válvula aórtica


Transcripción

Su cirujano realizará un reemplazo de válvula aórtica en caso su válvula aórtica no esté funcionando de forma adecuada.

El corazón es un órgano muscular que bombea sangre a todo el cuerpo. Está conformado por cuatro cámaras.

Las cámaras superiores son los atrios izquierdo y derecho. Las cámaras inferiores son los ventrículos izquierdo y derecho.

Los atrios izquierdo y derecho se conectan con sus respectivos ventrículos. El ventrículo derecho se conecta con la arteria pulmonar y el ventrículo izquierdo con la aorta.

Las válvulas se ubican en estas conexiones para asegurar que la sangre se mueva en una sola dirección. Las partes de una válvula que se abren y cierran son colgajos de tejido llamados valvas.

La válvula aórtica se ubica entre el ventrículo izquierdo y la aorta. Cuando el corazón se contrae, la válvula aórtica se abre y la sangre se bombea hacia la aorta.

Cuando el corazón se relaja, se cierra para evitar que la sangre regrese al ventrículo izquierdo. Una válvula aórtica normal tiene tres valvas lisas que se abren ampliamente y se cierra bien.

Su válvula aórtica puede tener fugas o ser muy estrecha, lo que ocasiona que su corazón trabaje más e interrumpa su flujo sanguíneo.

Una válvula con fugas no cierra por completo, lo que ocasiona que la sangre regrese al ventrículo entre cada latido.

Esta condición se llama insuficiencia aórtica. Una válvula aórtica estrecha no se abre por completo, lo que restringe la cantidad de sangre que sale desde el ventrículo hacia la aorta.

Esta condición se llama estenosis aórtica.

Es posible que haya nacido con una válvula aórtica anormal. Por ejemplo, es posible que su válvula aórtica sólo tenga dos valvas en lugar de tres, de tal modo que no se abren y cierran adecuadamente.

Es posible que su válvula aórtica se haya dañado durante su vida, una condición llamada valvulopatía aórtica adquirida.

Las causas incluyen fiebre reumática, la cual puede ser una complicación de una infección de garganta por estreptococos no tratada; endocarditis, que es una infección bacteriana de la válvula; y esclerosis, o endurecimiento de las valvas aórticas.

Después de cierto tiempo, una válvula aórtica defectuosa puede ocasionar que los músculos del corazón se agranden y debiliten.

Dependiendo de la naturaleza del defecto de la válvula, las paredes del ventrículo izquierdo pueden volverse más gruesas o delgadas de forma anormal y, a la larga, el problema también puede afectar el lado derecho del corazón.

Los pacientes con esta condición, conocida como insuficiencia cardiaca, pueden experimentar falta de aliento; dolor en el pecho o angina de pecho; mareos,

aturdimiento y/o desmayos; hinchazón en los tobillos, pies y piernas; y fatiga.

El reemplazo de válvula aórtica se realiza para devolver a la válvula su funcionamiento normal.

Antes del procedimiento, se le colocará una vía intravenosa en el brazo para proporcionarle líquidos y medicamentos.

Se le insertará un catéter en la vejiga para drenar la orina.

Los reemplazos de válvula aórtica se llevan a cabo bajo anestesia general.

Esto significa que usted estará dormido durante toda la operación, y que se colocará un tubo por su boca hasta su tráquea para ayudarlo a respirar durante la cirugía.

Una vez que la anestesia haga efecto, el cirujano comenzará haciendo una incisión en el pecho.

La incisión tradicional se hace en el medio del pecho por encima del esternón.

Luego, el cirujano separa el esternón para exponer el pericardio, que es una membrana protectora que recubre el corazón.

A continuación, el cirujano abrirá el pericardio para exponer el corazón. En este momento, su corazón será conectado a una máquina de circulación extracorpórea.

Se utilizan tubos para redirigir su sangre a esta máquina, la cual se encarga de las funciones del corazón y los pulmones durante la operación.

Una vez que la máquina de circulación extracorpórea se hace cargo de dichas funciones, su corazón se detendrá temporalmente y se extraerá la sangre en su interior. Esto mantiene quieta a la válvula aórtica y le permite al cirujano verla.

Su cirujano abrirá la aorta para exponer la válvula aórtica, hará una incisión alrededor del borde de la válvula dañada y la extraerá.

Luego, su cirujano suturará con cuidado la válvula de reemplazo en su lugar y cerrará la aorta con puntos.

En este momento, se volverá a permitir que la sangre fluya hacia su corazón para revisar la función de la válvula nueva. De ser necesario, se administrará una descarga eléctrica para reanimar al corazón.

Una vez que su corazón lata por sí mismo, se le desconectará de la máquina de circulación extracorpórea.

Generalmente, se colocarán cables de marcapasos temporales en la superficie del corazón para asegurar que éste mantenga un ritmo normal durante la recuperación.

Después de la cirugía, se le llevará a la unidad de cuidados intensivos en donde se controlarán sus funciones vitales.

Seguirá teniendo un tubo respiratorio en su garganta, lo que evitará que hable.

Se colocarán varios tubos para drenar la sangre y los fluidos de su incisión, y el catéter de su vejiga seguirá drenando su orina.