Skip to main content
Menu

Anestesia general


Transcripción

Si va a ser sometido a una operación, se le puede administrar anestesia general para dormirlo y no sentir dolor.

El médico le puede recomendar anestesia general para un procedimiento que es exhaustivo, que dura mucho tiempo o que requiere que usted esté en una posición incómoda.

Antes del procedimiento, se le introducirá una vía intravenosa en el brazo utilizando un pequeño tubo llamado cánula.

La misma le proporcionará líquidos y medicamentos directamente al flujo sanguíneo.

Puede recibir medicamento que lo ayudará a relajarse.

Será colocado en la mesa de operación de la manera más cómoda posible.

Se le colocará un brazalete de presión arterial en el brazo para controlar las lecturas de la presión arterial.

Se le colocarán almohadillas autoadhesivas en el pecho para controlar la frecuencia cardíaca y un broche en el dedo para controlar los niveles de oxígeno de su cuerpo.

Estos dispositivos permiten que los especialistas en anestesia controlen de cerca sus signos vitales antes, durante y después del procedimiento.

Comenzará a recibir anestesia general mediante la inhalación de gases anestésicos a través de una máscara

o a través de una inyección intravenosa que hará que se quede dormido.

Una vez dormido, se le administrará una mezcla de oxígeno y gases anestésicos mediante la máscara

o un tubo especial insertado a través de la boca y de la tráquea.

El tubo se adjunta a un respirador que lo ayudará a respirar mientras los gases van a los pulmones.

En la profundidad de los tejidos pulmonares, los gases son absorbidos en el flujo sanguíneo y transportados por células sanguíneas al cerebro.

La anestesia evita que el cerebro reciba mensajes desde los nervios del cuerpo.

Como consecuencia, permanecerá dormido y sin dolor durante el procedimiento y no recordará nada del mismo cuando despierte.

Luego de la operación, el especialista en anestesia le dará medicamentos para revertir el efecto de la anestesia y usted se despertará rápidamente.

Si tuviera colocado un tubo respiratorio, se lo quitarán apenas pueda respirar de manera segura por cuenta propia.

Lo llevarán a la sala de recuperación donde lo controlarán de cerca y, en caso de ser necesario, le administrarán medicamento para el dolor.

Es posible que se sienta mareado y un poco desorientado, pero esa sensación pasará rápidamente.

Una vez que esté estable, será enviado a una sala del hospital o a su casa.