Skip to main content
Menu

La funduplicatura


Transcripción

El cirujano puede realizar una fundoplicación para tratar una enfermedad por reflujo gastroesofágico o para reparar una hernia hiatal.

La digestión comienza en la boca.

Cuando los dientes trituran los alimentos en pequeños trozos, la saliva libera enzimas digestivas.

Cuando se ingieren alimentos, éstos ingresan al esófago, un tubo muscular largo que traslada los alimentos de la boca al estómago para continuar la digestión.

Las contracciones denominadas peristalsis empujan los alimentos hacia el esófago.

En la parte inferior del esófago, los alimentos atraviesan la válvula muscular llamada esfínter esofágico inferior o L-E-S e ingresan al estómago.

Los jugos digestivos segregados por el estómago son elevadamente ácidos.

Cuando el estómago se contrae para pasar los alimentos al intestino,

el LES se cierra estrechamente a fin de evitar que esos jugos ácidos regresen al esófago donde pueden causar daño.

Un músculo respiratorio llamado diafragma separa el pecho del abdomen.

Para llegar al estómago, el esófago atraviesa el diafragma en un punto llamado anillo hiatal.

Si padece la enfermedad por reflujo gastroesofágico, o GERD, el LES no se cierra adecuadamente,

dejando que los contenidos ácidos del estómago vuelvan al esófago.

Si la GERD no es tratada, puede producir diversos problemas esofágicos, entre ellos: úlceras, sangrado, estenosis o estrechamientos

y el esófago de Barrett, que es el crecimiento anormal de células tipo intestinal en el esófago que pueden producir cáncer.

Si usted tiene una hernia hiatal, una parte del estómago está sobresaliendo hacia la cavidad del pecho a través de la abertura del diafragma.

Una hernia hiatal puede afectar el LES e incrementar el riesgo y la gravedad de la GERD.

Antes de iniciar el procedimiento, se le introducirá una vía intravenosa en el brazo para proporcionarle líquidos y medicamentos.

Es posible que se le coloque un catéter en la vejiga para drenar la orina.

Se le administrará anestesia general que lo dormirá durante todo el procedimiento.

Una vez dormido, se le insertará un tubo respiratorio por la boca y en la tráquea para ayudarlo a respirar durante la operación.

Para una fundoplicación, se puede utilizar uno de los dos métodos.

En el procedimiento abierto tradicional, el cirujano comenzará haciendo una incisión de 8 pulgadas (20 centímetros) en el abdomen para dejar a la vista el estómago y el esófago inferior.

Después de separarlo de las estructuras cercanas, el cirujano envolverá el fundus, o parte superior del estómago, alrededor del esófago inferior y lo suturará.

Esta envoltura actúa como un cinturón que ajusta y refuerza el LES.

En el procedimiento laparoscópico, el cirujano comenzará haciendo 5 pequeñas incisiones "clave" de aproximadamente media pulgada (1,3 centímetros) de largo en el abdomen.

A través de una incisión, el cirujano insertará el laparoscopio, un tubo largo y delgado que contiene una linterna y una cámara.

La cámara envía imágenes a una pantalla de video para que el cirujano las vea.

Se bombeará gas para inflar el abdomen a fin de que el cirujano vea los órganos internos con mayor claridad.

A través de otras incisiones, el cirujano usará instrumentos para separar el fundus del estómago de los alrededores,

envolverlo alrededor del esófago inferior y suturarlo.

Si usted tiene una hernia hiatal, el cirujano empujará la parte herniada del estómago hacia el abdomen

y ajustará el anillo hiatal en el diafragma para evitar otra hernia.

Se puede realizar a través de un procedimiento abierto o laparoscópico.

Para finalizar la cirugía, las incisiones abdominales se cierran con puntos o grapas.

Cuando se despierte de la cirugía, encontrará un pequeño tubo que irá desde la nariz hacia el interior del estómago.

Este tubo ayuda a extraer los líquidos y gases del lugar de la cirugía y, por lo general, es retirado a los dos días.

Se lo alentará a salir de la cama y a comenzar a caminar el mismo día de la cirugía.