Skip to main content
Menu

Síndrome del túnel carpiano


Transcripción

El síndrome del túnel carpiano ocurre cuando un área estrecha que rodea la muñeca, conocida como túnel carpiano, se inflama

y presiona el nervio mediano que pasa a través esta.

Con el tiempo, esto puede ocasionar adormecimiento, cosquilleo y debilidad progresivos

en el lugar donde el nervio mediano envía sus ramificaciones a la palma y los dedos de la mano afectada.

El síndrome del túnel carpiano por lo general afecta a aquellas personas que tienen trabajos que requieren que se repitan exactamente los mismos movimientos de fuerza con la muñeca una y otra vez.

También puede presentarse a raíz de lesiones en las muñecas, artritis reumatoidea o cambios hormonales o metabólicos.

Una banda resistente de tejido denominada ligamento carpiano transversal se extiende a lo largo de la muñeca formando el techo del túnel carpiano.

La liberación del túnel carpiano es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se corta esta banda

y se libera la presión del nervio, aliviando de esta forma los síntomas del síndrome del túnel carpiano.

Al llegar al hospital para someterse a la cirugía, se le colocará una vía endovenosa

y es posible que se le ofrezca algún medicamento para ayudarle a relajarse.

La liberación del túnel carpiano se puede realizar con anestesia general,

que lo mantendrá dormido durante todo el tiempo que dure la operación,

con bloqueo nervioso regional, que lo mantendrá adormecido desde el hombro hacia abajo

o con anestesia local, que mantendrá el área de la muñeca completamente adormecida.

Una liberación del túnel carpiano sin complicaciones por lo general lleva entre 30 y 90 minutos.

Hay dos maneras de realizar la cirugía.

En el procedimiento abierto tradicional,

el cirujano realizará primero una única incisión en la palma y la muñeca.

El cirujano luego separará los tejidos subyacentes hasta alcanzar

el ligamento carpiano transversal y cortarlo, creando de esta manera más espacio para el nervio mediano.

Una técnica más nueva y mínimamente invasiva requiere sólo dos pequeñas incisiones en forma de "ojo de cerradura"

o punciones, en lugar de una única incisión relativamente grande.

El propósito de esta técnica es que el periodo de recuperación sea más corto y menos doloroso.

El procedimiento comienza cuando el cirujano utiliza instrumentos cortantes denominados trócares

para realizar dos pequeños orificios o puertos en la muñeca y en la palma de la mano.

El cirujano luego insertará un dispositivo de fibra óptica a través del puerto de la muñeca.

Las imágenes de la cámara se aumentan y se proyectan en un monitor que se encuentra en el quirófano.

Utilizando instrumentos que se pasan a través del otro puerto, el cirujano cortará el ligamento carpiano transversal.

Al finalizar cualquiera de los dos procedimientos, las heridas se suturan.

Después de la cirugía, se le colocará una férula en la muñeca y el antebrazo,

y se lo trasladará al área de recuperación posquirúrgica para monitorearlo.

De ser necesario, se le administrarán calmantes para el dolor.

Dado que la liberación del túnel carpiano es un procedimiento ambulatorio, la mayoría de los pacientes son dados de alta a las pocas horas.

Deberá arreglar que un miembro de su familia o un amigo lo lleve a su hogar.