Skip to main content
Menu

Transfusión de sangre


Transcripción

Su médico puede recomendarle que reciba una transfusión de sangre para tratar su afección médica o para salvar su vida.

Su sangre transporta oxígeno y nutrientes a todos sus tejidos y retira el dióxido de carbono y otros productos de desecho de éstos.

La sangre también ayuda a combatir la infección y a cicatrizar las heridas.

La sangre está formada por una porción de líquido y componentes celulares.

El líquido, llamado plasma, es en donde los nutrientes, hormonas, factores de coagulación y otros químicos se disuelven.

Los componentes celulares, en vez de disolverse, se suspenden en el plasma.

Están formados por glóbulos rojos, que transportan el oxígeno y el dióxido de carbono, glóbulos blancos, que combaten la infección y plaquetas,

que son subcélulas pequeñas que ayudan a la sangre a coagularse.

Las células sanguíneas se producen en la médula ósea, un tejido suave que se encuentra dentro de varios de sus huesos.

Una transfusión de sangre utiliza sangre donada para reabastecer de glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, factores de coagulación, plasma o sangre completa.

Entre las circunstancias que pueden requerir de una transfusión de sangre se encuentran: pérdida de sangre como consecuencia de traumatismo, cirugía del corazón u otra cirugía mayor, trasplante de órganos,

Trastornos hemorrágicos como hemofilia, anemia severa, incluyendo anemia de células falciformes, tratamiento para la leucemia u otro tipo de cáncer,

Trastornos que destruyen las células sanguíneas o la médula ósea, o incompatibilidad Rh en recién nacidos.

Para iniciar la transfusión, se insertará una aguja intravenosa en la vena de su mano o brazo.

Se colgará cerca una bolsa que contiene la sangre donada y la sangre goteará lentamente a través de un tubo anexado a la aguja intravenosa,

permitiendo que corra por su vena hacia su torrente sanguíneo.

Durante toda la transfusión, se controlará su temperatura, frecuencia cardíaca, respiración y presión arterial.

Luego que la bolsa esté vacía, se colocará otra bolsa en el tubo intravenoso en caso necesite más sangre.

Cuando la transfusión finalice, se retirará la aguja.

Luego de la transfusión, su médico controlará sus signos vitales para asegurarse de que no tenga una reacción adversa.

Si es necesario, posiblemente se le administre un diurético para reducir cualquier hinchazón o retención de líquido.