Skip to main content
Menu

Apendicectomía laparoscópica


Transcripción

La extracción del apéndice, denominada apendicectomía, se lleva a cabo cuando se sospecha la existencia de una apendicitis.

Dolor en el cuadrante inferior derecho del abdomen, fiebre y un recuento elevado de glóbulos blancos son síntomas y signos comunes de apendicitis, los que generalmente aparecen cuando existe una obstrucción entre el apéndice y el intestino.

Esto puede ocasionar infección, hinchazón y distensión.

Si el apéndice no se extrae, puede producirse una ruptura o perforación con riesgo de muerte.

El único tratamiento para la apendicitis es la apendicectomía, que casi siempre se realiza en casos de emergencia.

Las técnicas laparoscópicas más recientes requieren sólo incisiones mínimas, en forma de "ojo de cerradura" o pequeñas incisiones punzantes, lo que generalmente da por resultado un período de recuperación más corto.

Antes de la cirugía, se le colocará una vía endovenosa.

Las apendicectomías se realizan con anestesia general, por lo tanto estará dormido durante el tiempo que lleve la operación.

Se insertará temporalmente un tubo respiratorio por la boca y hacia la garganta, para ayudarlo a respirar durante la operación.

Además, también puede colocarse un catéter en la vejiga para drenar la orina.

Generalmente, una apendicectomía laparoscópica sin complicaciones lleva entre 20 y 30 minutos.

Para poder acceder al apéndice, su cirujano utilizará instrumentos cortantes, denominados trócares, para crear tres orificios pequeños o puertos de entrada a través de la pared abdominal.

Generalmente, estos puertos de entrada se encuentran a nivel umbilical y en los cuadrantes izquierdo inferior y derecho superior del abdomen.

Luego se bombeará dióxido de carbono a través de los puertos de entrada umbilical para inflar el abdomen y así poder visualizar su contenido más fácilmente.

Luego, el cirujano insertará el laparoscopio a través del puerto de entrada umbilical.

Las imágenes de la cámara se proyectan en un monitor de la sala de operaciones.

El cirujano examinará minuciosamente el interior del abdomen, y confirmará si el apéndice está rojo, hinchado y necesita ser extirpado.

En este momento, el cirujano introducirá los instrumentos quirúrgicos por los otros dos puertos, tomará el apéndice, lo separará del intestino, lo colocará en una bolsa para muestras y retirará la bolsa a través de uno de los puertos.

Después de extraer el apéndice de forma segura, el cirujano instilará solución salina estéril tibia en el abdomen a través de uno de los puertos, para enjuagar la cavidad abdominal y eliminar todo rastro de infección.

Luego, se succiona la solución salina.

Antes de retirar el laparoscopio, el cirujano observará por última vez la zona en busca de sangrado u otro daño.

Cuando se retira el laparoscopio, se deja en el lugar una válvula del puerto por poco tiempo para liberar todo el dióxido de carbono del abdomen.

Finalmente, las incisiones en forma de "ojo de cerradura" se cierran con suturas o grapas y se cubren con vendaje.

Al finalizar la cirugía, se le retirarán el tubo respiratorio y el catéter, se lo llevará al área de recuperación para monitorearlo, y se le proporcionarán medicamentos para el dolor según sea necesario.

Cuando pueda ingerir líquidos, se le retirará la vía endovenosa.

La mayoría de los pacientes son dados de alta dentro de las 24 horas.