Skip to main content
Menu

Dedo en gatillo (tenosinovitis estenosante)


Transcripción

Los antebrazos contienen músculos flexores que le permiten doblar los dedos.

Estructuras largas en forma de cordón, llamadas tendones, conectan estos músculos con los huesos de los dedos y el pulgar.

Un túnel de tejido, llamado vaina del tendón, rodea cada tendón. Esto permite que el tendón se deslice suavemente cuando los dedos se mueven.

La vaina se mantiene en su lugar mediante bandas de tejido llamadas "poleas". Estas mantienen el tendón cerca del hueso para que tenga un funcionamiento óptimo.

Cuando los músculos flexores se contraen, las poleas ayudan a guiar a los tendones para flexionar o doblar los dedos.

Normalmente, los tendones se deslizan suavemente a través de las poleas cuando los dedos se flexionan y se extienden.

El dedo en gatillo, también conocido como pulgar en gatillo o tenosinovitis estenosante, es una afección en la cual la polea en la base del dedo se inflama y se hincha.

Esto dificulta que el tendón se mueva a través de la polea.

Con el tiempo, el tendón también puede hincharse y formar una protuberancia cerca de la polea.

Cuando se dobla el dedo, el área inflamada en el tendón puede causar una sensación de "enganche" o "gatillo", ya que inicialmente se engancha en la polea y luego se desliza por debajo.

Si no se trata, el tendón puede hincharse lo suficiente como para que no pueda pasar por debajo de la polea. Como resultado, el dedo puede quedar atascado en una posición doblada.

Si tiene un dedo en gatillo, puede tener uno o más de los siguientes síntomas:

un bulto blando en la palma de la mano en la base de su dedo; una sensación de enganche, traba o bloqueo cuando mueve el dedo;

y dolor al doblar o estirar el dedo.

No se conoce la causa del dedo en gatillo. Sin embargo, algunas afecciones que pueden aumentar el riesgo incluyen: diabetes, artritis reumatoide, gota y lesiones repetidas.

El agarre fuerte y repetitivo de la mano también puede aumentar el riesgo.

Para tratar el dedo en gatillo leve, el médico puede recomendarle que descanse la mano y evite las actividades que lo empeoren.

El médico puede recetarle medicamentos antiinflamatorios o una inyección de corticosteroides para reducir la inflamación.

También es posible que necesite usar una férula para mantener el dedo recto.

Si los tratamientos no quirúrgicos no han funcionado, el médico puede recomendarle que se someta a un procedimiento quirúrgico.

Para iniciar el procedimiento, el cirujano hace una pequeña incisión en la palma de la mano.

Luego, se corta la polea para liberar el tendón.

Al final del procedimiento, la incisión se puede cerrar con puntos y se cubre con un vendaje suave.

Para obtener más información sobre el dedo en gatillo, hable con su médico.