Skip to main content
Menu

Colectomía laparoscópica


Transcripción

Una colectomía laparoscópica es un procedimiento quirúrgico para extirpar parte o la totalidad del intestino grueso.

El intestino grueso es la parte final de una serie de órganos huecos, llamada tracto digestivo.

Una parte del intestino grueso, llamada colon, absorbe agua de los alimentos no digeridos para producir desechos, llamados heces o materia fecal, que salen del cuerpo por el ano.

Generalmente se realiza una colectomía para tratar: enfermedades que inflaman el colon, como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa o la diverticulitis;

una obstrucción, llamada obstrucción intestinal; cáncer de colon; o un colon dañado o lesionado.

Para comenzar una colectomía laparoscópica, el cirujano hace una pequeña incisión cerca del ombligo e inserta un tubo, llamado puerto.

Se bombea gas a través del puerto para inflarle el abdomen. Esto le da más espacio al cirujano para trabajar.

Según el tipo de colectomía, se pueden hacer una o más incisiones adicionales.

Luego, a través de estas incisiones se introducen una cámara e instrumentos quirúrgicos.

Después de encontrar la parte dañada del colon, el cirujano la libera de sus adhesiones dentro del abdomen.

A continuación, se extirpa la parte dañada del colon a través de una de las incisiones.

En la mayoría de los casos, los extremos sanos restantes del colon se unen con puntos o grapas.

Pero a veces, se puede realizar un procedimiento de colostomía en este punto para dar tiempo a que se cure una parte del colon.

En este procedimiento, el cirujano cierra un extremo con suturas o grapas.

El otro extremo se une al exterior del abdomen, creando una abertura llamada "estoma".

Se coloca una bolsa de colostomía sobre el estoma para recoger las heces del colon.

En la mayoría de los casos, la colostomía es temporal. En un procedimiento posterior, los extremos del intestino grueso se vuelven a conectar.

Si tiene preguntas sobre la colectomía laparoscópica, hable con su médico.