Skip to main content
Menu

Qué es el Cáncer de Cabeza y Cuello


Transcripción

Es posible que usted o un ser querido haya sido diagnosticado con cáncer de cabeza y cuello.

Este video le brindará más información sobre este tipo de cáncer y cómo afecta el cuerpo.

El cáncer de cabeza y cuello se puede desarrollar en ciertas zonas, como los senos paranasales, los cuales son espacios huecos en los huesos de la cabeza alrededor de la nariz,

la cavidad nasal

la boca, también conocida como cavidad oral

la garganta, también conocida como faringe

la caja de la voz, también conocida como laringe

y las glándulas salivales, que son órganos que le ayudan a digerir los alimentos.

Las células que recubren la mayoría de estas estructuras se llaman células escamosas.

El tipo más común de cáncer de cabeza y cuello, llamado carcinoma de células escamosas, comienza en estas células.

Aquí, las células normales se transforman en células anormales, llamadas células cancerosas.

Con el tiempo, estas células pueden crecer fuera de control y agruparse, formando un tumor.

Estos tumores pueden crecer y propagarse, destruyendo el tejido sano.

Los síntomas del cáncer de cabeza y cuello varían, según la ubicación del cáncer. En general, los síntomas pueden incluir:

una llaga que no se cura

un bulto que no desaparece

dolor de garganta que no desaparece

dolor o dificultad al tragar

dolor de oído

voz ronca o cambio en la voz

dificultad para respirar

Otros problemas de salud pueden causar estos síntomas.

Es importante consultar a su médico para estar seguro.

Si tiene cáncer de cabeza y cuello, su médico intentará averiguar la extensión de la enfermedad y si se ha propagado.

Esto se llama estadificación.

Los estadios del cáncer van de cero a cuatro. Un estadio inferior significa un menor crecimiento del cáncer.

Un estadio superior significa un mayor crecimiento del cáncer.

Los dos principales factores de riesgo para el cáncer de cabeza y cuello son el consumo de alcohol y tabaco, incluido el tabaco sin humo.

Otros factores de riesgo incluyen una infección con ciertos virus, como el virus del papiloma humano o el virus Epstein-Barr,

la exposición a ciertas sustancias en el lugar de trabajo,

y un tratamiento previo de radioterapia en la cabeza y el cuello.

Si ha recibido un diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello, continúe hablando con su médico y su equipo de atención del cáncer.