Skip to main content
Menu

Sustitución del disco lumbar


Transcripción

Si siente dolor en la parte inferior de la espalda causado por un disco gravemente dañado, su proveedor de atención médica puede recomendarle una sustitución de disco lumbar.

La columna lumbar está formada por cinco huesos. Cada uno de ellos se llama vértebra.

Estas vértebras protegen la médula espinal inferior.

Entre cada vértebra hay un cojín blando de tejido llamado disco intervertebral.

Los discos sanos brindan suficiente altura entre las vértebras para permitir que la parte inferior de la espalda se doble y absorba presión.

A medida que envejece, los discos pueden secarse, hincharse y volverse menos flexibles.

Un disco hinchado puede presionar contra los nervios espinales.

La presión sobre los nervios espinales puede causar dolor en la espalda y las piernas.

A medida que el disco empeora, se pueden formar pequeños bultos, llamados espolones óseos, en las vértebras que están encima y debajo de él. Los espolones óseos también pueden comprimir los nervios espinales.

Esto puede hacer que las piernas se sientan débiles y entumecidas.

Para comenzar el procedimiento, se realiza una incisión en el abdomen.

Después de alcanzar la columna lumbar, el cirujano extrae el disco gastado.

Luego, el cirujano raspa el tejido de las vértebras de arriba y de abajo para dejar el hueso expuesto.

A continuación, se inserta el disco artificial y se conecta al hueso.

Al final del procedimiento, la incisión de la piel se cierra con suturas o pegamento quirúrgico.

Después del procedimiento, es posible que tenga menos dolor de espalda y que pueda mover la espalda más fácilmente.

Para obtener más información sobre la sustitución de disco lumbar, hable con su proveedor de atención médica.