Skip to main content
Menu

Problemas cardiovasculares y la diabetes tipo 2


Transcripción

Es común que las personas con presión arterial alta y niveles anormales de lípidos también sufran de diabetes tipo 2.

Este video explicará cómo el sufrir todas estas condiciones puede afectar su salud y lo que puede hacer para reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Si tiene presión arterial alta, significa que la fuerza de la sangre que empuja las paredes de los vasos sanguíneos es demasiado alta.

Su corazón tiene que trabajar más duro cuando su presión arterial es alta.

Algunas personas con presión arterial alta desarrollan diabetes tipo 2.

Si tiene niveles anormales de lípidos en la sangre, puede significar que tiene demasiado colesterol LDL, también conocido como colesterol "malo".

O bien, puede significar que no tiene suficiente colesterol HDL, también conocido como colesterol "bueno".

O bien, su nivel de triglicéridos, también conocido como la "grasa" en la sangre, puede ser demasiado alto.

Puede tener más de una de estas anormalidades de lípidos al mismo tiempo.

Las personas con niveles anormales de lípidos tienen una mayor tasa de diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 2 es una afección en la que su glucosa en sangre o azúcar en la sangre está elevada.

Con el tiempo, un nivel alto de azúcar en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos de su corazón y otros órganos, lo que puede ocasionar otros problemas de salud.

Sufrir presión arterial alta, niveles anormales de lípidos y diabetes tipo 2 puede afectarlo de muchas maneras.

Tendrá un mayor riesgo de sufrir otros problemas de salud graves, como enfermedad coronaria, un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular e incluso la muerte.

Es posible que necesite ayuda en cuanto a cuidados personales.

Es posible que también deba tomar más medicamentos.

Vivir con estas condiciones puede causar depresión.

La buena noticia es que hay cosas que puede hacer para ayudar a reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Por ejemplo, puede que sea necesario realizar unos cambios en su estilo de vida.

Si fuma, obtenga la ayuda que necesita para dejar de fumar.

Mantenga o alcance un peso saludable.

Siga un plan de alimentación saludable, que incluya alimentos bajos en grasa y bajos en sodio.

Y, trabaje con su proveedor de atención médica para determinar la cantidad correcta de actividad física para usted.

Asegúrese de trabajar con su proveedor de atención médica para controlar su presión arterial y sus niveles de lípidos.

Esto incluye tomar medicamentos según lo prescrito por su proveedor de atención médica.

El seguimiento del plan de tratamiento acordado entre usted y su proveedor de atención médica le ayudará a sentirse mejor y a reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.