Skip to main content
Menu

Tratamientos para el cáncer colorrectal


Transcripción

Los tratamientos para el cáncer colorrectal incluyen procedimientos quirúrgicos, quimioterapia y radioterapia.

El cáncer incipiente o los pólipos se pueden extirpar durante una colonoscopia.

Durante este procedimiento, se inserta un tubo flexible a través del ano.

En la mayoría de los casos, si se encuentra un pólipo, este se extirpa. Si se encuentra una zona pequeña de cáncer, se extirpa.

Para superficies más grandes de cáncer, es posible que deba someterse a un procedimiento quirúrgico para extirpar la parte afectada de su intestino grueso.

Su cirujano puede extirpar parte del colon, o una parte o todo el recto.

Los tejidos cercanos, como los ganglios linfáticos, también se pueden extirpar para comprobar si el cáncer se ha extendido hasta allí.

En la mayoría de los casos, se vuelven a unir los extremos restantes del intestino grueso.

Pero, a veces, el cirujano no une los extremos restantes de inmediato.

En su lugar, se puede realizar un procedimiento para unir el extremo superior del intestino grueso a una abertura en la piel de su abdomen.

Y el extremo inferior se cierra con grapas o suturas.

Esta nueva abertura en la piel permite que los residuos sólidos se vacíen en una bolsa conectada.

Por lo general, la abertura es temporal. Si es temporal, los extremos del intestino grueso se vuelven a conectar en un procedimiento posterior.

También se puede recomendar quimioterapia, radioterapia o ambos, ya sea antes o después de un procedimiento quirúrgico.

La quimioterapia usa medicamentos para atacar y destruir las células cancerosas. La radioterapia a menudo se usa junto con la quimioterapia.

Los rayos de alta energía en la radioterapia atacan y destruyen las células cancerosas.

Se pueden recomendar además otros tratamientos para el cáncer colorrectal. Hable con su proveedor de atención médica si tiene alguna pregunta.