Cómo encontrar información de salud confiable

La mejor fuente de información de salud siempre es su médico, pero cuando se tiene una simple pregunta o nos sentimos frustrados o sobrepasados por una condición médica, es posible que busque respuestas en Internet. Desafortunadamente, no toda la información médica que está disponible en línea es confiable, y el nivel de fiabilidad de los sitios web no siempre es claro. Por lo tanto, depende de cada uno sopesar los riesgos de seguir consejos médicos de un sitio web. A continuación, presentamos algunas ideas que lo pueden ayudar a evaluar la información de salud que la Red tiene para ofrecer.

Tener en cuenta la fuente

Asegúrese de entender quién escribió la información que está leyendo. Pregúntese si la perspectiva del autor puede estar condicionada de alguna manera. Los sitios confiables deben proporcionar información acerca del autor o del revisor, por ejemplo:

  • ¿Tiene la experiencia o formación apropiada como para ofrecer dicha información?
  • ¿Es capaz de proporcionar información objetiva o podría estar motivado por obligaciones o beneficios económicos o profesionales?
  • ¿Puede ser que su experiencia personal esté condicionada por parcialidades o por su propia perspectiva?

Verifique a quién pertenece el sitio web

Entre las fuentes de información de salud respetables y establecidas, se incluye agencias federales como la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Puede acceder a los sitios web federales ingresando a www.usa.gov. Organizaciones profesionales como la Academia Americana de Médicos de Familia y organizaciones sin fines de lucro como la American Heart Association y la Cruz Roja Americana son buenas fuentes de información. También puede confiar en las páginas de facultades de medicina reconocidas, como la Johns Hopkins, Mayo Clinic o Boston Children´s Hospital.

Mantener un sitio web cuesta dinero. Por lo tanto, es importante entender cómo se financia el sitio. La financiación puede influenciar el consejo que se ofrece. La dirección del sitio web puede dar algo de información. A continuación se detalla lo que significan algunos dominios en una dirección web:

  • .gov indica que se trata de una agencia gubernamental de los EE. UU.
  • .org suele indicar que se trata de una organización sin fines de lucro.
  • .edu hace referencia a instituciones educativas.
  • .com, por lo general —pero no siempre— indica que se trata de un sitio web comercial o con fines de lucro.

Además, cada sitio web debe proporcionar información sobre sus orígenes y sus relaciones de negocios para ayudar a identificar cualquier conflicto de intereses. El exceso de publicidad y la solicitud de información personal pueden ser signos de conflicto de intereses.

Los sitios web también deben proporcionar un acceso sencillo e identificable al autor o al titular del sitio para hacer comentarios, ya que eso demuestra interés en hacerse responsables por el contenido.

Calidad de la información

Hay muchas personas apasionadas por la salud y el tratamiento médico. Desafortunadamente, esa pasión no siempre está respaldada por información. Busque referencias a investigaciones o respaldo científico para las afirmaciones que se hacen. Si el artículo está basado en un estudio específico, busque detalles de dicho estudio. Algunos factores que hacen que un estudio sea más confiable son los siguientes:

  • Gran número de participantes: cuantos más participantes hay en un estudio, más confiables son los resultados.
  • Publicación en una revista científica con revisores externos: esto quiere decir que el estudio fue revisado por otros médicos e investigadores profesionales y que el protocolo que se utilizó cumplió con ciertos estándares de calidad.
  • Quien realizó el estudio no tiene un interés económico en el resultado.

Parte de la información en línea fue creada por personas que no son médicos y que se están lidiando con problemas de salud similares. Los detalles que aportan acerca de cómo lidiar con ciertas condiciones y cómo navegar el sistema de salud pueden ser útiles, pero deben tomarse con cautela los consejos médicos. Todos tenemos historias de salud, experiencias médicas y objetivos de tratamiento diferentes. Es importante que hable sobre sus dudas o cambios de tratamiento con su médico.

Revise la fecha

Todos los días se aprenden cosas nuevas sobre medicina. Hay estudios nuevos que llegan a conclusiones diferentes, y las guías clínicas pueden cambiar. Por lo tanto, querrá asegurarse de que el contenido en línea en el que confía es reciente. En la mayoría de los casos, al pie del sitio encontrará una fecha. Si expertos en el campo no revisaron el contenido ni lo actualizaron en tres años, busque otras fuentes de información.

Sin embargo, no es necesario descartar la información antigua por completo. A veces, dicha información ofrece antecedentes históricos necesarios con relación a cómo se lidia con una enfermedad o condición.

Hable con su médico

Al navegar en Internet en busca de información de salud, es importante usar el sentido común. Es fácil confundirse con toda la información disponible. La información de salud en línea nunca debe reemplazar una conversación que debería tener con su médico. La información solo es una herramienta que sirve para estar más informado y poder tener una conversación más productiva. Siempre hable con su médico antes de actuar sobre la base de cualquier información que encuentre en línea o si se siente frustrado con respecto a su cuidado actual.

RESOURCES:

Family Doctor—American Academy of Family Physicians
http://www.familydoctor.org

National Library of Medicine: MedlinePlus on Evaluating Internet Health Information
www.nlm.nih.gov/medlineplus/webeval/webeval.html

National Institute on Aging
http://www.nia.nih.gov

CANADIAN RESOURCES:

Canadian Institute for Health Information
https://www.cihi.ca

Health Canada
http://www.hc-sc.gc.ca

REFERENCES:

Evaluating health information. UCSF Medical Center website. Available at: http://www.ucsfhealth.org/education/evaluating_health_information. Accessed November 2, 2015.

Finding reliable health information online. Johns Hopkins Medicine website. Available at: http://www.hopkinsmedicine.org/johns_hopkins_bayview/patient_visitor_amenities/community_health_library/finding_reliable_health_information_online.html. Accessed November 2, 2015.

Health information on the web: finding reliable information. Family Doctor—American Academy of Family Physicians website. Available at: http://familydoctor.org/familydoctor/en/healthcare-management/self-care/health-information-on-the-web-finding-reliable-information.html. Updated May 2014. Accessed November 2, 2015.

Online health information: can you trust it? National Institute on Aging website. Available at: https://www.nia.nih.gov/health/publication/online-health-information. Updated October 9, 2015. Accessed November 2, 2015.

Top 100 list: health websites you can trust. Consumer and Patient Health Information Section website. Available at: http://caphis.mlanet.org/consumer. Updated September 2015. Accessed January 19, 2016.

Ultima revisión February 2016 por EBSCO Medical Review Board Michael Woods, MD, FAAP Last Updated: 03/04/2016