Parto vaginal después de la operación cesárea

(PVDC, intento de parto después de cesárea)

Definición

El parto vaginal después de una cesárea (PVDC) significa dar a luz después de un embarazo resuelto mediante una operación cesárea.

Intento de parto vaginal después de operación cesárea (PVDC)
exh39354_96472_1

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

El objetivo de este procedimiento es dar a luz vaginalmente en lugar de realizar una operación cesárea. Muchas mujeres que han tenido una operación cesárea en el pasado pueden luego dar a luz por vía vaginal y con bajo riesgo de complicaciones.

Posibles complicaciones

Si está planificando un PVDC, el médico revisará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • PVDC no exitosos: en algunas mujeres que intentan el PVDC es necesario repetir la operación cesárea. Generalmente, esto se debe al malestar fetal durante el trabajo de parto. El malestar puede ser causado por contracciones de parto ineficaces o por la falta de espacio suficiente en la pelvis de la madre para que el bebé atraviese el canal de parto.
  • Ruptura uterina: esta situación poco frecuente pero potencialmente mortal ocurre cuando el útero se desgarra a lo largo de la cicatriz de la cesárea anterior. Este desgarro se debe a que la incisión uterina anterior no cicatrizó bien. En esta situación, se realiza una operación cesárea de urgencia.
  • Hemorragia
  • Infección uterina
  • Desgarro del tejido que rodea la vagina
  • Complicaciones que requieren el uso de fórceps o ventosas
  • Lesión al bebé

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

  • Tipo de incisión uterina previa: puede afectar el riesgo de desgarro en la cicatriz uterina durante el trabajo de parto del PVDC.
  • Motivos de la cesárea anterior: las posibilidades de tener un PVDC exitoso son menores cuando las causas de la cesárea anterior podrían repetirse con el trabajo de parto y el parto siguiente. Entre los motivos se incluyen un trabajo de parto complicado y un cuello uterino no abierto totalmente.
  • Cantidad de cesáreas anteriores: una cantidad mayor de partos por cesárea previos disminuye la posibilidad de un PVDC exitoso, ya que la pared uterina se ha debilitado.
  • Bebé grande o posicionado incorrectamente dentro del vientre
  • Parto inducido: algunos medicamentos para inducir el parto pueden aumentar el riesgo de ruptura uterina. Por esta causa, si usted necesita estos medicamentos, el médico le recomendará no intentar el parto vaginal.
  • Salud de la madre: afecciones como diabetes, enfermedad cardiaca e hipertensión arterial aumentan el riesgo de complicaciones.

¿Qué esperar?

Antes del procedimiento

Durante el embarazo, usted debe:

  • Asegurarse de concurrir a todas las consultas de cuidados prenatales con el médico
  • Comer alimentos nutritivos y beber abundante líquido
  • Dormir tanto como sea posible
  • Leer sobre el parto y tomar clases en relación con este tema
  • Elegir a una persona de apoyo que esté con usted durante el trabajo de parto y el parto
  • Redactar un "plan de nacimiento" que explique lo que usted desea y que la ayude a considerar posibles complicaciones
  • Consulte con el médico sobre:
    • Formas de comunicarse con el médico después del horario de atención y cuándo debe llamar
    • Pasos que debe realizar cuando comience el trabajo de parto
    • Si desea analgésicos durante el trabajo de parto
    • Masaje perineal: El perineo se encuentra entre el ano y la vagina. El masaje en esta zona puede ayudar a reducir las posibilidades de traumatismo en esta zona.
    • Cómo se trasladará hasta el hospital
    • Consideraciones sobre el hogar y el trabajo
  • Conocer los signos de trabajo de parto, que incluyen:
    • Contracciones
    • "Rotura de bolsa" (el líquido amniótico que rodea al bebé se filtra por la vagina)
    • Dolor de espalda
    • Leve hemorragia vaginal

Trabajo de parto real contra falso

Antes de que comience el "verdadero" trabajo de parto, podrían presentarse períodos de un trabajo de parto "falso". Son contracciones irregulares del útero, denominadas contracciones Braxton Hicks. Son normales, pero pueden ser dolorosas. Cronometrar las contracciones es una buena forma de diferenciar el trabajo de parto falso del real. Observe cuánto tiempo pasa entre la primera y la segunda contracción. Lleve un registro durante una hora. Si las contracciones se aproximan, son más largas y más fuertes, es posible que sea trabajo de parto real. Si usted cree que está en trabajo de parto, llame a su médico.

Trabajo de parto

Durante este proceso, usted se preparará para dar a luz al bebé. Al comienzo del trabajo de parto, el útero comenzará a contraerse y moverá al bebé hacia la parte inferior de la vagina (canal de parto). El cuello uterino, la abertura del útero hacia la vagina, se agranda lentamente hasta alcanzar un diámetro de aproximadamente 10 centímetros. Esto permitirá que el bebé atraviese el cuello uterino y nazca a través de la abertura de la vagina.

Anestesia

El trabajo de parto puede provocar un dolor intenso. Mientras planifica el parto, consulte con el médico las opciones para aliviar el dolor. Durante las primeras etapas del trabajo de parto, las técnicas de relajación (como meditación y respiración rítmica) pueden ser útiles. Tenga en cuenta que cada trabajo de parto es diferente y que cada mujer experimenta el dolor de distinta forma.

Hay muchas opciones médicas para controlar el dolor. Todos los tratamientos para aliviar el dolor durante el trabajo de parto tienen riesgos y beneficios. Asegúrese de hablar sobre este tema con el médico.

  • Analgésicos por vía IV o inyección muscular:
    • Se recetan cuando las contracciones son más fuertes y dolorosas.
    • Pueden llegar hasta el torrente circulatorio del bebé.
  • Bloqueo epidural:
    • Se inyecta cerca de la médula espinal.
    • Un anestesiólogo (médico especializado en anestesia) lo administra en pequeñas cantidades.
    • El medicamento no pasa al torrente circulatorio del bebé.
    • Disminuye el dolor y la sensación en la parte inferior del cuerpo.
    • Proporciona un gran alivio del dolor y le permite continuar con el parto.
    • Puede provocar dolores de cabeza después del parto y una disminución de la presión arterial, así como cambios en los latidos del corazón del bebé.
  • Bloqueo espinal:
    • Se inyecta en el líquido cefalorraquídeo.
    • Se utiliza para aliviar el dolor durante el parto, especialmente en casos de parto con pinzas o con ventosa.
    • Generalmente, se utiliza en cesáreas.
    • Se adormecen las extremidades inferiores y reduce la capacidad para pujar.
    • Ofrece un gran alivio del dolor y actúa rápidamente.
    • Puede provocar dolores de cabeza y una disminución de la presión arterial, así como cambios en los latidos del corazón del bebé.
  • Anestesia local:
    • Se inyecta en la vagina o en el área circundante.
    • Se usa si es necesaria la episiotomía (corte cerca de la vagina).
    • También se utiliza cuando se suturan los desgarros vaginales.
    • No alivia el dolor de las contracciones durante el trabajo de parto.
  • Anestesia general:
    • Hace que se quede dormida durante el parto.
    • En muy raras ocasiones, se utiliza en partos vaginales de rutina.
    • Generalmente, se utiliza en cesáreas o emergencias.

Descripción del procedimiento

Una vez que el cuello uterino está totalmente dilatado (abierto) y que el bebé parece estar orientado cabeza abajo hacia el canal de parto, la enfermera la ayudará a prepararse para el parto. Es posible que le envuelvan las piernas con paños. Algunos médicos limpian el área que rodea la vagina con solución antiséptica.

Probablemente deba colocar sus piernas en estribos, especialmente si le han aplicado una epidural. Las enfermeras y su persona de apoyo pueden sostenerle las piernas en una posición cómoda. Esto la ayudará a pujar. El médico puede recomendarle que busque una posición que sea adecuada para usted. Cada vez que tenga una contracción, se le pedirá que puje. Para ello, deberá hacer fuerza hacia abajo como si tratara de evacuar.

La "culminación" ocurre cuando la cabeza del bebé alcanza a verse en la abertura de la vagina. Cuando esto suceda, se le pedirá que puje con menos fuerza. Según el plan de parto, el médico podría masajear el perineo para expandirlo suavemente. Si bien la episiotomía no se realiza habitualmente, en algunos casos es necesaria.

Una vez que la cabeza del bebé está afuera, se le pedirá que deje de pujar. El médico controlará que el cordón umbilical no esté enroscado alrededor del cuello del bebé. Luego, podrá pujar para que salga el resto del bebé. Si el bebé parece saludable y respira bien, es posible que lo coloquen sobre su pecho. El cordón umbilical se sujeta y se corta. En los siguientes 20 minutos, expulsará la placenta.

Algunas veces, la cabeza del bebé no se desplaza como se prevé por el canal de parto. De ser así, el médico podría utilizar fórceps o ventosas para desplazarlo. Estos métodos sólo se usan si el bebé ya está prácticamente afuera.

Parto vaginal
Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Inmediatamente después del procedimiento

Se le puede practicar:

  • Suturas si se cortó o desgarró el perineo
  • Masaje abdominal para ayudar a sujetar el útero y disminuir la hemorragia
  • Limpieza del área vaginal, el perineo y el recto
  • Compresas de hielo para aliviar y disminuir la inflamación del perineo
  • Inyección de oxitocina (Pitocin) para ayudar a disminuir la hemorragia
  • Analgésicos

¿Cuánto durará?

Es extremadamente variable. El tiempo promedio de un parto primerizo por vía vaginal es de 12 horas.

¿Cuánto dolerá?

El trabajo de parto provoca un dolor intenso. Hable con su médico sobre las opciones para controlar el dolor.

Hospitalización promedio

Habitualmente, la internación para un parto vaginal dura entre 1 y 3 días. Sin embargo, su médico puede indicar que permanezca en el hospital por más tiempo si surge alguna complicación.

Cuidados después de la cirugía

Tener un bebé la cambiará física y emocionalmente.

Efectos físicos

Físicamente, usted observará lo siguiente:

  • Dolor en los pechos: los pechos pueden desbordarse y provocar dolor cuando baja la leche. Además, pueden dolerle los pezones.
  • Estreñimiento: probablemente no pueda evacuar hasta el tercer o cuarto día después del parto.
  • Las suturas podrían provocarle dolor al sentarse o caminar.
  • Hemorroides: las hemorroides son comunes. Podrían provocarle dolor al evacuar.
  • Sofocos y escalofríos: son signos de que el cuerpo intenta ajustarse al cambio hormonal y de los niveles del flujo sanguíneo.
  • Incontinencia urinaria o fecal: durante el parto, los músculos se distienden. En consecuencia, podría ser difícil para usted controlar la micción y evacuación.
  • "Dolores después del parto": la reducción del útero al tamaño normal podría provocar contracciones. Estos dolores pueden ser peores si amamanta a su bebé o si toma medicamentos para reducir la hemorragia. Es normal que esto suceda después del parto.
  • Secreción vaginal: es más abundante que su período y generalmente presenta coágulos. Esta secreción se aclara gradualmente hasta ser blanca o amarilla y desaparece dentro de los dos meses.
  • Peso: el peso posparto probablemente será de 4,5 kg o 10 libras menos que el peso al final del embarazo. El peso líquido disminuye dentro de la primera semana a medida que el cuerpo recupera el equilibrio sódico.

Efectos emocionales

Emocionalmente, puede sentir:

  • "Depresión puerperal": aproximadamente el 80% de las madres recientes presentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad. Estas reacciones comienzan unos días o semanas después de dar a luz. Estos sentimientos pueden ser consecuencia de cambios hormonales, cansancio, experiencias de parto no previstas, ajustes a roles cambiantes y una sensación de falta de control sobre su nueva vida.
  • Depresión posparto (DPP): esta afección es más grave y ocurre en un 10 a 20% de las mamás primerizas. Puede provocar cambios de humor, ansiedad, culpa y tristeza persistentes. El bebé puede tener varios meses de edad antes de que se manifieste la DPP. Es más común en mujeres con antecedentes familiares de depresión.
  • Psicosis posparto: la psicosis posparto no es una afección común pero es grave. Los síntomas incluyen dificultad para pensar e ideas de lastimar al bebé. Si siente estos síntomas, llame a su médico inmediatamente.
  • Relaciones sexuales: probablemente no se sienta preparada física ni emocionalmente para comenzar a mantener relaciones sexuales de inmediato.

Formas de cuidarse por su cuenta

  • Cuando el bebé duerma, tome una siesta.
  • Tómese el tiempo necesario cada día para relajarse con un libro o escuchar música.
  • Báñese a diario.
  • Realice bastante ejercicio y permanezca al aire libre.
  • Programe un momento habitual para que usted y su pareja estén solos y puedan conversar.
  • Tómese un tiempo todos los días para disfrutar de su bebé. También estimule a su pareja a hacer lo mismo.
  • Se recomienda el amamantamiento, salvo que el médico le indique lo contrario.
  • Limpie menos y prepare comidas menos elaboradas. Tómese un descanso de las visitas si se siente estresada.
  • Pida ayuda cuando la necesite.
  • Hable con otras madres y arme su propio grupo de apoyo.
  • Espere para volver a tener relaciones sexuales o introducir objetos en la vagina hasta que haya tenido su control a las seis semanas.
  • Asegúrese de seguir las instrucciones del médico.

Llame a su médico

Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Fiebre inexplicable de 100,4 °F (38 °C) o más durante las primeras dos semanas
  • Uso de más de una compresa higiénica en una hora o un mayor nivel de hemorragia
  • Heridas que se enrojecen, se inflaman o supuran pus
  • Dolor reciente, hinchazón o sensibilidad en las piernas
  • Mamas calientes al tacto, notablemente enrojecidas y doloridas
  • Agrietamiento o sangrado del pezón o la areola (el área de color más oscuro de la mama).
  • Mal olor de la secreción vaginal
  • Micción dolorosa o necesidad urgente de orinar, incapacidad de controlar la micción
  • Mayor dolor en el área vaginal
  • Tos, dolor en el pecho, náuseas o vómitos
  • Depresión, alucinaciones, pensamientos suicidas o cualquier idea de dañar al bebé

En caso de emergencia, solicite asistencia médica inmediatamente.

RESOURCES:

American Academy of Family Physicians
http://familydoctor.org

Office on Women's Health
http://www.womenshealth.gov

CANADIAN RESOURCES:

Health Canada
http://www.hc-sc.gc.ca

Women's Health Matters
http://www.womenshealthmatters.ca

REFERENCES:

The American College of Obstetricians and Gynecologists. Vaginal birth after previous cesarean section. Practice Bulletin. July 2004.

Landon MB. Maternal and perinatal outcomes associated with a trial of labor after prior Cesarean delivery. N Engl J Med. 2004;351:2581-2589.

Vaginal Birth After Previous Cesarean Delivery. The American Congress of Obstetricians and Gynecologists, Practice Bulletin No. 115. August 2010.

Ultima revisión December 2018 por EBSCO Medical Review Board Michael Woods, MD Last Updated: 12/31/2018