Opciones para el Manejo del Dolor

Transcript

Nadie quiere sentir dolor. Afortunadamente, hay muchas opciones disponibles para controlar y tratar el dolor. Cuando su cuerpo está lesionado, pequeñas células nerviosas envían un mensaje a su cerebro que dice, "¡Me duele aquí!"

Los tratamientos funcionan bloqueando el mensaje de dolor que envían las células nerviosas al cerebro. Estas pueden incluir: tomar pastillas o líquidos durante el día, recibir medicina para el dolor a través de un tubo intravenoso o un tubo pequeño en la espalda, o utilizar una bomba de analgesia controlada por el paciente que le permite administrarse la medicina contra el dolor cuando la necesite. Usted, como paciente debe ser la única persona que presiona el botón de la bomba porque usted conoce su dolor mejor que nadie. La bomba no le permitirá excederse con el medicamento.

"Cuando salí de cirugía, podía regular mi propia morfina. Se me permitía hacerlo cuando sentía dolor, con solo presionar el botón el dolor se iba."

"Sabemos que el paciente tiene el mayor conocimiento sobre su propio dolor y con el uso apropiado de ese botón y esa bomba, ellos pueden controlar su dolor."

Algunos medicamentos pueden causar efectos secundarios, así que no tema en decirle a su enfermera o doctor si experimenta cualquier sensación extraña.

Los efectos secundarios pueden incluir: náuseas, comezón, vértigo, y estreñimiento. Algunos medicamentos pueden reaccionar si se toman junto con otras medicinas de venta libre y pueden hacerlo sentir peor. Pero los efectos secundarios pueden tratarse, así que hable con su equipo médico para que ajusten sus medicamentos contra el dolor.

Si tiene algún temor sobre sus medicamentos o tratamiento para el dolor, es importante que hable con su médico.

"En el pasado, tanto pacientes como doctores y enfermeras eran muy temerosos acerca de usar opiáceos o lo que generalmente llamamos narcóticos para el manejo del dolor. Eh, realmente nos gustaría mucho poder erradicar esos temores. Medicinas como la morfina y otros opiáceos pueden ser de gran ayuda para los pacientes y el riesgo de adicción es muy bajo."

También hay muchos métodos no médicos para controlar el dolor que su doctor le puede recomendar probar como: masajes, bolsas de frío y calor, relajación, escuchar música, ver televisión, leer, rezar y pensar de manera positiva. Muchas veces una combinación apropiada de terapia con y sin medicamentos funciona mejor para disminuir el dolor.

Los medicamentos también pueden administrarse según sea necesario. No espere hasta que el dolor se empeore para pedirlos.

"Sabemos que el dolor tiende a ser más fácil de tratar si se enfrenta a tiempo. Entre más pronto se llegue a él, es más probable que se tenga éxito en manejarlo."

"Lo más importante es que queremos trabajar con los pacientes y sus familiares para asegurarnos de que estén lo más cómodos posible."

Cualquier opción que escoja para el manejo del dolor, hable con su médico sobre como funciona. Sea honesto sobre como se siente. Trabajar en el control del dolor puede ayudarle a sanar más rápido.

Animation Copyright © Milner-Fenwick